CUENCA

Cuenca con perro

En marzo de 2019 visité Cuenca. Esta hermosa ciudad se ha ganado, muy merecidamente, la distinción de Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Los perretes educados somos bienvenidos en un buen puñado de restaurantes y bares de la ciudad vieja y disponemos de buenos hoteles donde alojarnos. Las atracciones turísticas aún no son dogfriendly, pero sí podemos disfrutar a tope en dos lugares con gran encanto de la provincia: el parque arqueológico de Segóbriga y la Ciudad Encantada.

Cuenca fue la novena ciudad española declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, en 1996. Ya son unas cuantas las que hemos visto y nunca dejamos de sorprendernos. De Cuenca destaca su Casco Antiguo que conserva el sabor de la ciudad medieval fortificada que un día fue. Hay que patearse la zona, que me lo digan a mí que lo disfruté perrunamente, y perderse por los callejones.

En la parte más alta están las ruinas del Castillo, cuyo origen se remonta a la época árabe. Hoy solo quedan algunos vestigios, pero ese punto es estratégico para cualquier visitante, ya que desde la zona se disfruta de una increíble vista de la hoz del Huécar con las famosas casas colgadas al fondo. Allí comenzamos nuestra visita con un guía magnífico, Cristian, de Tempus Cuenca.

Cuando el hambre iba haciendo mella en nuestros sufridos estómagos descubrimos algunos restaurantes dog friendly, en el mismo Barrio del Castillo, el Panorámico (acceso a terraza acristalada) y El Torreón. Este último permite entrar en el comedor y disfrutar de una buena comida casera a un buen precio. Y, tal y como comprobamos, la familia que lo regenta es muy amiga de las mascotas educadas.

Para el café optamos por bajar al bar restaurante San Juan Plaza Mayor, que también tiene una buenísima cocina por cierto, y permite entrar al comedor a perros que se comporten bien. 

Con el estómago lleno, nos fuimos a buscar alguna zona para mi recreo y nos terminamos paseando por la senda que discurre a lo largo del río Júcar (el otro río que rodea la ciudad). Son kilómetros de naturaleza para disfrutar con los sonidos del agua y de los animales que habitan la zona. Eso sí, recuerda que los perros debemos ir atados para no molestar.

Antes de que se me olvide, en el arranque de este paseo, a orillas del río, hay otro restaurante fantástico (Recreo Peral), que cuenta con una pequeña zona para familias acompañadas por perro (llamar para reservar).

NO ESTÁ PERMITIDO VIAJAR EN AUTOBÚS CON PERRO

¿Se puede viajar en los autobuses de Cuenca con perro? Según su ordenanza municipal “Queda prohibido el traslado de animales en medios de transporte público salvo que vayan en jaulas o dispositivos adecuados, con la excepción de los perros que acompañen a invidentes”.

Sin embargo, sabemos que hace ya dos años el Pleno del Ayuntamiento aprobó una moción para que Cuenca sea una ciudad dog friendly’,y permita así el acceso de mascotas al transporte público sin transportín. Desde luego sería deseable que esta ciudad siguiera  el ejemplo de otras capitales como Palma de Mallorca o Madrid, donde los animales domésticos pueden viajar en los autobuses urbanos. 

ALOJAMIENTOS, SÍ

Si os preguntáis si hay alojamientos dog friendly en Cuenca, la respuesta es sí. Alrededor del 30 por ciento de los establecimientos hoteleros permiten a sus huéspedes alojarse acompañados de peludos educados, y si me tengo que decantar por alguno sin duda alguna me quedo con el Hotel Boutique Pinar, en Jábaga (a 8 minutos de la ciudad en coche). Este hotel con encanto, está en un pinar. Cada habitación es, en realidad, una casita independiente con su correspondiente jardín y piscina privados. El lugar es increíble y dan ganas de quedarse junto a la chimenea y no salir de allí. El desayuno llega a la habitación a la hora que quieras y sólo puedo decir que te sorprenderá (todo casero, hasta la repostería). Uno de los mejores recuerdos de toda la vuelta a España nos lo llevamos de allí. ¡Estancia de 10 para mi colega humano y yo!

ATRACCIONES TURÍSTICAS: MEJOR EN LA PROVINCIA

En Cuenca no pudimos entrar en ninguna atracción turística, al estar prohibido el acceso a los peludos de cuatro patas, pero para compensar el disgusto seguimos el tour por la provincia, y nos llevamos agradables sorpresas, como la Ciudad Encantada o el Parque Arqueológico de Segóbriga.

La Ciudad Encantada es amiga de las mascotas (podemos entrar atados). Situada en pleno corazón del Parque Natural de la Serranía de Cuenca, este paraje ofrece unas espectaculares formaciones esculpidas por el viento y la lluvia a lo largo de los siglos. Dejamos volar nuestra imaginación para encontrar entre las pétreas figuras barcos, focas, setas y hasta perros ¡Guau!. En los montes de Cuenca hay otra zona similar de acceso libre, pero más pequeña, llamada Los Callejones de Las Majadas, que, además, presume de haber sido escenario de un rodaje de 007. Pierce Brosnan y Sophie Marceu grabaron aquí, en 1999, una de las escenas de ‘El mundo nunca es suficiente’. Y a decir verdad, para mí tampoco. Cuantas emociones ¡Quiero ver más!

En Segóbriga viajamos al pasado romano de la península. ¿Cómo serían mis antepasados de la época? ¿Habría alguna raza similar al Parson Rusell Terrier? ¿Caminaría alguno de ellos por esa ciudad disfrutando tanto como lo he hecho yo en este sensacional yacimiento? El Imperio Romano llegó a desarrollar en Segóbriga un destacado centro urbano, en un emplazamiento clave de la meseta central de Hispania. Su impulso y crecimiento se debió a las minas de lapis specularis donde los romanos extraían el mineral para fabricar el cristal de ventanas y ornamento para fiestas.

Aquí hubo hace más de 2.000 años  un teatro, un anfiteatro,  varios templos levantados en honor a los dioses romanos y multitud de edificaciones para el uso y recreo de los vecinos. Los restos arqueológicos que han llegado hasta nuestros días y que se pueden visitar son el acueducto, las necrópolis, el teatro, la muralla, las termas del teatro, la basílica, el foro, el aula basilical, las termas, la acrópolis, la casa del procurador minero, el anfiteatro, el circo y una basílica visigoda. No podemos entrar en el Museo del Teatro Romano por tener prohibida la entrada a los perretes, pero el parque es tan maravilloso, que compensa la visita de sobra.

Y hasta aquí nuestro periplo por Cuenca.

PISTAS DOG FRIENDLY EN CUENCA:


DÓNDE ALOJARSE:
HOTEL BOUTIQUE PINAR

CH VICTORIA APARTAMENTOS

HOTEL LEONOR DE AQUITANIA

DÓNDE COMER:

RECREO PERAL

EL TORREÓN

SAN JUAN PLAZA MAYOR

EL PANORÁMICO

OTROS:

TEMPUS CUENCA (VISITAS GUIADAS)

GEAVENTURA (TURISMO ACTIVO)