Las 2.200 oficinas de Bankia pasan a ser dog friendly

Bankia acaba de anunciar que sus más de 2.200 oficinas pasan a ser dog friendly con carácter inmediato, con lo que el banco se convierte en la primera gran entidad del sector en España que da la bienvenida a clientes con mascota. La mayoría de sucursales luce ya en la puerta el nuevo distintivo perruno.

La tendencia dog friendly en España sigue avanzando. Bankia ha decidido liderarla en el sector bancario, donde las marcas se mueven entre la prohibición expresa de perros en sus oficinas y la falta de una política concreta, que deja en manos de las sucursales, o incluso de los empleados, el acceso de animales de compañía a sus instalaciones.

La red de oficinas de Bankia exhibe ya el nuevo logotipo “Bankia dog friendly” que puede verse en esta página

Además, la entidad va a colaborar en la concienciación sobre la tenencia responsable de mascotas y su integración en el día a día de los ciudadanos. Por ejemplo, acaba de patrocinar la última edición del Perrotón de Madrid, celebrado el pasado 14 de octubre de 2018.

BANKIA SE SUMA A LOS PARTNERS DE PIPPER ON TOUR

Desde Pipper on Tour queremos agradecer a la entidad su nueva política, que beneficiará a millones de clientes en España, y animamos al resto de los bancos y cajas de ahorro a que den el mismo paso.

Pero el agradecimiento es doble, ya que Bankia se acaba de sumar a los cinco patrocinadores que hacen posible la labor de concienciación social de la vuelta a España de Pipper. Los otros partners son: la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes de Castilla y León; Renfe; Bayer; el fabricante de alimentación natural para perros y gatos Dingonatura, y Trixie, líder europeo en accesorios para animales de compañía.

En el marco de este acuerdo, Pipper on Tour ha creado el vídeo que puede verse en esta página con el objetivo de dar a conocer las nuevas oficinas dog friendly del banco madrileño.

 Distintivo dog friendly que lucen las oficinas de Bankia.

Distintivo dog friendly que lucen las oficinas de Bankia.

Pablo Muñoz GabilondoComentario