CÁDIZ

Cádiz con perro

Cádiz, bendecida por una luz y unas playas envidiables donde practicar surf, es una tierra casi perfecta. Y digo ‘casi’, porque todavía queda mucho que mejorar en lo que al turismo con mascotas se refiere, como el número de playas caninas o la cantidad de hoteles y restaurantes dog friendly. 

Nuestro periplo gaditano arrancó en mayo de 2019 en Tarifa. Quisimos comenzar la visita a Cádiz desde la Isla de las Palomas, que se encuentra unida a la costa tarifeña y que representa el punto más al sur de la Europa continental. Desde aquí se divisa perfectamente la costa norte de África. El gran continente negro está a solo unos kilómetros de nuestras playas, y separado únicamente por el bien llamado Estrecho. Con la emoción de saber que llegábamos al punto más meridional de nuestro Viejo Continente, nos llevamos una gran desilusión al comprobar que la citada isla está abandonada, es inaccesible y en su entorno cercano no hay ningún elemento que represente con la debida solemnidad el lugar en el que estamos. Lo más que pudimos fue subir a un cerro en tierra firme en el que hay un edificio militar en ruinas para hacer una foto que inmortalizara el momento.

Superado el chasco, de Tarifa y sus ventosas playas marchamos hasta Vejer de la Frontera. El Palmar de Vejer me brindó la oportunidad de surcar las olas en una divertida aventura. ¿Habéis visto a un perro hacer surf? Pues ahí está Pipper, para que comprobéis que los peludos nos podemos divertir de la forma más increíble. Fue mi primera experiencia surfera y la pude practicar en Nexo Surf House, un hostal que organiza un montón de actividades, entre ellas cursos de este deporte náutico. El surf camp tiene un gran ambiente, ofrece comida sana y está a sólo unos metros de la playa de esta impresionante costa andaluza. Los perretes nos alojamos en las habitaciones que dan al jardín, así que más cómodos, imposible.

Porque si de algo puede presumir la provincia es de su paradisíaco litoral. Y, por supuesto, hay algunas maravillosas playas que se pueden disfrutar con perro de octubre a mayo (en Sanlúcar de Barrameda, Barbate, Rota, San Fernando o Vejer de la Frontera). Ojo porque otros ayuntamientos no permiten pisarlas en ningún momento del año. Respecto a los meses estivales, hay que lamentar que Cádiz sólo disponga de una playa canina, cifra que no se corresponde con la inmensidad de kilómetros de fina arena que hay en estas tierras. Basta con mirar a Murcia, con un litoral mucho menor y con cinco playas caninas, para darse cuenta.

La única playa de acceso permitido en los meses de verano es la Playa de Camposoto, San Fernando (así lo era en 2019, cuando estuvimos por allá). Esta playa canina está abierta de julio a septiembre. Los temporales de invierno hacen necesario su acondicionamiento cada verano, y a veces se retrasa su apertura. Tiene un acceso a pie un tanto difícil y está lejos del aparcamiento.

La aventura de El Palmar acabó el tercer día de nuestra estancia, cuando el imperioso viento de levante nos impidió disfrutar del mar. Menos mal que antes aprovechamos la playa a tope e incluso paseamos por la del Faro de Trafalgar (en Barbate). Es un lugar precioso y con mucha historia: frente a esta costa aconteció en 1805 la mítica batalla de Trafalgar. Fue una de las batallas navales más importantes del siglo XIX y en ella se enfrentaron los aliados Francia y España contra la armada británica. Si has estado en Londres, habrás pasado seguro por la céntrica plaza londinense de Trafalgar Square, que conmemora dicha victoria.

Desde allí partimos hacia la capital gaditana, la llamada Tacita de Plata, una hermosa ciudad, a ratos dog friendly, a ratos no. La normativa municipal, aprobada en mayo de 2017, obliga a los dueños de los perros al uso de agua jabonosa para limpiar los orines, y prohíbe a los animales orinar en las ruedas de los coches, las puertas de las viviendas y el patrimonio protegido. Cosa que nos parece fantástica.

Está permitido el acceso de mascotas a bares y restaurantes, siempre y cuando éstos hayan pedido el permiso correspondiente a la administración y así lo señalen.

A pesar de que se puede considerar una norma bastante permisiva, en Cádiz hay muy poca oferta hostelera abierta a familias con perro. Mi humano pudo comprobar el temor de los dueños de bares y restaurantes a permitir el acceso a los perretes, y el escaso conocimiento de la normativa. Desde aquí sugerimos al Ayuntamiento de la ciudad a hacer más pedagogía e informar mejor a los hosteleros, pues queda aún un largo camino por recorrer.

En mitad de este desierto culinario, menos mal que fuimos bien recibidos en el bar Ultramarinos.

QUÉ VISITAR

La oferta hotelera para familias con perro en la ciudad de Cádiz es casi inexistente. Sólo encontramos un hotel y estaba hasta la bandera, así que tuvimos que alojarnos en un hotel de las afueras de El Puerto de Santa María (Del Mar Hotel & Spa). La otra alternativa es buscar apartamentos u otros alojamientos que sí sean dogfriendly.

En la capital gaditana sí hay algunos lugares que puedes visitar con tu perro, y uno de los más interesantes es, sin duda, la Torre Tavira. Se levanta en una colina y alcanza prácticamente la misma altura que la Catedral, por lo que ofrece una oportunidad única de contemplar prácticamente toda la ciudad y tomar fotografías espectaculares. Tiene un área dedicada a la historia de la ciudad, una para los niños y un espacio que explica el funcionamiento de la Cámara Oscura. Nos recibió un equipo majísimo y totalmente dog friendly. He de advertiros que la escalera de acceso es estrecha y con peldaños de cristal, lo que puede provocar cierto miedo en los perretes, pero desde luego mereció la pena el esfuerzo de llegar hasta la azotea, donde esta torre regala unas soberbias vistas de Cádiz. Y hasta pudimos entrar en la cámara oscura, que permite asomarse de una forma muy original, a través de un juego de espejos y en vivo y en directo, al discurrir de la vida gaditana.

Nuestra siguiente visita fue el Centro de Interpretación de la Constitución de 1812, que se encuentra cerca, en un edificio anexo al Oratorio de San Felipe. La visita al centro se divide en tres grandes bloques temáticos: Cádiz a principios del siglo XIX. La ciudad que acoge las cortes españolas; El contexto histórico. La Guerra de la Independencia y el último bloque Cádiz, sede de la soberanía nacional. La Constitución de 1812. El acceso es gratuito. Aunque nos faltó tiempo para entrar a las Cuevas Catacumbas del Beaterio, debéis saber que también admiten la entrada a turistas con mascotas.

El resto de nuestra ruta por la ciudad lo completamos paseando por sus calles y plazas, como la del Topete o el barrio del Popolo. Y os informo que en Cádiz está prohibido el acceso de perros al transporte público, salvo que pesen menos de 10 kilos y vayan en transportín (como siempre, la alternativa es solicitar un taxi que admita mascotas).

HOTELES CON PERRO

Hotel Las Cortes De Cádiz (***) San Francisco, 9. Cádiz

BARES Y RESTAURANTES CON PERRO

Ultramar&nos. Calle Enrique de las Marinas 2 duplicado. Cádiz.

Taberna pirata Nueva Hispaniola (decorado de película). Paseo Marítimo, 23. Cádiz.

Café Bar La Clandestina. Calle José del Toro, 23. Cádiz.