El perro, uno más de la familia en los shopping malls de Palma

Los centros comerciales de Palma de Mallorca son los más avanzados del país en lo que a integración de las mascotas se refiere. Sus responsables nos explican lo positivo de la experiencia y por qué integrar a las clientes que necesitan acudir junto a su perro es bueno para todos.

En España ir de compras con tu perro a un centro comercial es misión imposible en la mayor parte del país. Salvo contadas excepciones, tanto centros comerciales abiertos como cerrados impiden a las personas acompañadas de mascotas el acceso a las zonas comunes de estas áreas comerciales. Por ello, las marcas más avanzadas y comprometidas con los clientes que conviven con perros, como las del Grupo Inditex, no pueden atenderles como lo hacen en sus tiendas a pie de calle.

Ante este panorama, Palma de Mallorca representa el ejemplo a seguir para toda España. Allí, sus principales centros comerciales superaron hace tiempo el debate sobre la presencia de perros y dan la bienvenida a todos sus clientes, con perro o sin él.

En Pipper on Tour hemos hablado con responsables de tres de estos centros para conocer qué tal ha ido la experiencia: Lorena Morán, responsable de Marketing de FAN Mallorca Shopping; Juan Góngora, gerente de Mallorca Fashion Outlet, y el departamento de Comunicación de Porto Pi Centro.

Este último, situado junto al puerto de Palma, en pleno casco urbano, es el más veterano de los tres. Desde 1995 deja entrar a clientes con perro y, según señalan desde su departamento de Comunicación, “lo habitual es que los animales se comporten perfectamente. Apenas ensucian nada y, cuando ocurre, el equipo de mantenimiento actúa de inmediato. Una vez en el centro (la mayor parte de las tiendas están en el espacio interior), prácticamente todas son accesibles, incluso algunas de alimentación”. Es, por ejemplo, el caso de Müller, tal y como comprobamos in situ con Pipper. Esta cadena de tiendas alemana especializada en droguería, pero que también vende perfumería, papelería, juguetería, multimedia y alimentación (no productos frescos, sino empaquetados), es de lo más dogfriendly. 

Los mallorquines están tan habituados a ir al centro comercial con su perro que cuando hace no mucho abrió junto al aeropuerto FAN Mallorca Shopping solo para clientes sin perro, las protestas en las redes sociales fueron tales que llevaron al centro a cambiar rápidamente de política y dar acceso también a familias perrunas. FAN Mallorca Shopping es un macro centro de tiendas con pasillos fundamentalmente exteriores.

LAS FAMILIAS CON PERRETES “SUMAN, NO RESTAN”

Lorena Morán, responsable de Marketing de FAN, nos ha explicado que este es el primer centro dogfriendly del Grupo Carrefour Properties España. Según ella, “las familias que acuden con perro no quieren separarse de él y lo tienen perfectamente educado. Nos encontramos pocos casos en los que haya que intervenir para limpiar y nos hemos centrado en hacer campañas para cuidar de los animales. Por ejemplo, hicimos vídeos con consejos para que las personas tengan cuidado en las escaleras mecánicas y evitar que se dañen las patitas de las mascotas, y campañas en verano para mantener a nuestros compañeros de cuatro patas hidratados. Y hacemos actividades en el centro con varias asociaciones que trabajan en el ámbito de la adopción”, añade.

Morán califica la experiencia de “totalmente positiva” e invita al resto de centros comerciales a sumarse. “Manteniendo el servicio de limpieza constante, como ocurre en cualquier centro comercial, no hay ningún problema especial. Aceptar familias acompañadas de perros educados es beneficioso para cualquier centro. No resta, suma”. 

Se calcula que por el centro pasan unos 20 perros a la hora en los días de más afluencia.

ALGO NATURAL QUE GENERA BUENA PUBLICIDAD Y FACILITA LAS COMPRAS

Por último, para Juan Góngora, de Mallorca Fashion Outlet, la presencia de familias con perro por las calles exteriores del centro y por las tiendas (lleva 16 años admitiendo mascotas) es “algo normal, natural, con poca repercusión, algo que genera buena publicidad y que facilita a la gente comprar”. Por ello, anima a cualquier centro a que lo pruebe. Según él, “muchas de las tiendas de este mall dan la bienvenida a los perros con cuencos de agua y el impacto para el servicio de limpieza es mínimo”.

Pablo Muñoz Gabilondo