TERAPIA CON ANIMALES EN MANOS DEL MEJOR ‘DOGTOR’

Dora, de Dogtor Animal, con Pipper en un momento de la grabación del “corto” Pipper en Madrid.

Dora, de Dogtor Animal, con Pipper en un momento de la grabación del “corto” Pipper en Madrid.

Aunque aún soy muy joven, ya he recorrido mucho mundo y me han pasado cosas fascinantes. Una de ellas ha sido conocer a Dora, una incansable perrita del proyecto Dogtor Animal, -Intervenciones Asistidas con Animales- cuya labor me honra haber conocido y compartido. Nos hicimos tan amigos que Dora participó en mi vídeo de Madrid y aquí os voy a contar en qué consiste su trabajo.

Dogtor Animal lleva 10 años trabajando en la Comunidad de Madrid en Intervenciones Asistidas con Animales y lo hace gracias al apoyo del programa Dejemos Huella de Bayer. Allá donde se les requiere, este servicio de terapia con animales se desplaza para atender las situaciones más diversas.

A través de las Intervenciones Asistidas se puede trabajar con numerosos colectivos, desde la tercera edad, adultos, menores con diversidad funcional y menores que se encuentran en procesos judiciales, tanto por la vía penal como de los juzgados de familia.

Tienen programas de tratamiento de fobia a perros, programas de género, trabajo de memoria, talleres para familias, actividades de ocio de carácter inclusivo y actividades especiales para colegios, todos ellos realizados junto a los  animales de intervención, entre ellos Dora y otros diez compañeros, adaptando siempre los objetivos a las distintas necesidades que encuentran. Asimismo colaboran con distintas entidades, universidades y centros de formación en toda España. 

TERAPIA CON ANIMALES PARA TRABAJAR LA MEMORIA

¿Se puede trabajar la memoria de las personas mayores con animales? En Dogtor Animal lo hacen posible a través de un memory, en el que mi colega peludo es el encargado de interactuar con ellos y obligarles a recordar números y objetos y a realizar combinaciones.

Otra de las actividades está relacionada con el género y la familia: el Taller de Tareas Dogmesticas. En él los distintos miembros de la familia realizan varias tareas del hogar junto a la “familia Guau”, que les enseña que hacer las cosas de casa es más divertido si se hace en familia. Mi humano aún me está enseñando de qué va todo esto porque a mí me cuesta mucho el trabajo doméstico, lo reconozco…

En el caso de menores que se encuentran en procesos judiciales, los perros de apoyo de Dogtor Animal sirven de colchón emocional, favoreciendo emociones positivas y facilitando la relación con los profesionales judiciales. Mi colega, el perro de apoyo, hace de puente entre ellos y el menor, creando un vínculo de mayor confianza y promoviendo entrevistas más fluidas. 

11 PERROS DE INTERVENCIÓN

Actualmente en el equipo animal cuentan con 11 perros de intervención específicamente entrenados, además de otro tipo de animales para las actividades multiespecies, como por ejemplo el gran Pitágoras, que lo creáis o no es un loro eclectus, o Kenya la hurona.  A cuál más simpático. 

Ellos dicen que lo más bonito de su trabajo de asistencia y terapia es todo lo que les aporta, no solo a nivel profesional, sino a nivel personal. “Es un trabajo cargado de emociones que nuestro equipo realiza con todo el cariño del mundo. Estamos convencidos de que, cuando las cosas se hacen de corazón, se alcanzan logros muy especiales”.

Yo también lo creo. ¡Un guau a Dora y el gran equipo de Dogtor Animal! Y si os habéis quedado con ganas de saber más, os dejamos un vídeo donde podéis ver a todos estos héroes en acción.

Pablo Muñoz Gabilondo