MADRID

Madrid con perro

Tomar un auténtico chocolate con churros, disfrutar de galerías y salas de exposiciones, comer en una gran variedad de restaurantes y pasear por calles, plazas y parques llenos de historia. Es lo que ofrece Madrid, una ciudad cosmopolita que abraza todo tipo de tendencias, desde las más reformistas hasta las más conservadoras, y que también da la bienvenida a quien la visita acompañado de su mascota.

En enero de 2019 grabé en Madrid uno de mis “cortos” dentro de mi vuelta a España. En él podéis verme en una exposición de la Fundación Canal, en La Chocolatería de la Puerta del Sol, la juguetería tecnológica Juguetrónica, una de las oficinas de Bankia (primer banco en España que se declara dog friendly y da expresamente la bienvenida a todos los perretes en sus oficinas) o el restaurante El Columpio, donde me encontré con Dora, uno de los perros de asistencia de Dogtor Animal que ayudan a personas a mejorar su calidad de vida gracias al apoyo del programa Dejemos Huella de Bayer..

Pero vayamos por partes…

TRANSPORTES

La verdad es que Madrid es una ciudad bastante concienciada con los animales (teniendo en cuenta el contexto español) y no nos ponen muchas trabas a la hora de viajar.

En el Metro no es necesario que vayamos en transportín ni en brazos de nuestro humano, pero no podemos entrar en las horas punta: de 7.30 a 9.30 horas, de 14.00 a 16.00 horas y de 18:00 a 20:00 horas. Durante los meses de julio y agosto, los fines de semana y festivos, el acceso sí es libre. Eso sí, tenemos que viajar en el último coche de cada tren y llevar bozal y una correa que no supere los 50 centímetros. Ya ves que aquí la cosa está mejor que en Bilbao, donde en la mayor parte del suburbano solo pueden viajar perros de hasta 8 kilos en brazos.

Cercanías de Renfe también nos deja viajar sin transportín, simplemente debemos subir con bozal y correa no extensible con una longitud no superior a 1,5 metros. Ahora bien, se admite un animal por viajero.

Los autobuses municipales, en cambio, solo admiten perros en trasportín, de manera que si eres una mascota de medio o de gran tamaño estás perdido. En este sentido, Palma de Mallorca le lleva la delantera a Madrid.

Si quieres coger un taxi con tu familia humana, lo mejor es pedirlo a servicios especializados como Mascotaxi, ya que, si decides parar uno en la calle, verás que la mayoría exige que vayamos en transportín. En los servicios tipo Uber y Cabify, hay que consultar con el conductor antes de que llegue a recogerte, ya que muchos de ellos son reacios a llevar perro. Y tu amito está obligado a llevar el anclaje para el cinturón de seguridad y una toalla para no ensuciar el coche.

Uno de los planazos en Madrid es ver el atardecer desde el Teleférico de la Casa de Campo, aquí tenemos las mismas privaciones que en los autobuses municipales. Las mascotas solo podemos disfrutar del crepúsculo madrileño y de ese cielo que inmortalizó Goya si viajamos en transportín.

ATRACCIONES TURÍSTICAS

Cuando inauguraron el Parque Warner, para facilitar la visita a las familias que conviven con mascotas, existía un servicio de guardería para perros. Desgraciadamente, hoy por hoy, sólo tienen acceso los perros guía. En el Parque de Atracciones tampoco te dejarán entrar.

El Mercado de Motores se celebra una vez al mes en el Museo del Ferrocarril. Normalmente en el museo no se permite el acceso con perros al interior de la estación, pero el mercado cuenta con una guardería canina en la entrada, vigilada y acotada. Se trata de un servicio gratuito y por el que no es necesario pedir cita.

A pesar de que Madrid se vende como un gran destino cultural, por muchas vueltas que hemos dado mi amito y yo no nos hemos topado con atracciones culturales donde admitan perros educados, salvo la Fundación Canal, un espacio que se interesa por todas las manifestaciones artísticas que nacen de la relación del ser humano con su entorno. La verdad es que me lo he pasado genial entre sus paredes con los ‘Objetos de ensueño’ de Man Ray. Se trata de una muestra que recopila obras procedentes de diversas colecciones privadas que ofrece un ambicioso y recorrido por los pensamientos del maestro del surrealismo.

En La Fresh Gallery o en Échale Guindas también nos dejan entrar, probablemente haya más galerías privadas en las que seamos bienvenidos. Como hay tantas, yo os recomiendo que os informéis antes de visitarlas.

Y si lo tuyo es el séptimo arte, en Madrid hay un cine que te permite ver pelis con tu mascota: Se trata del Autocine de Madrid, que abre casi todos los días del año y permite que lleves a tu perrete educado sin coste adicional.

PARQUES Y JARDINES

La ordenanza municipal explica claramente que los perros podemos ir sueltos en parques y jardines entre las 19.00 y las 10.00 horas del día siguiente (en invierno) y entre las 20.00 y 10.00 horas (en verano), “teniendo siempre en cuenta el horario de los propios parques y exceptuando zonas en las que figure expresamente su prohibición o en áreas de recreo infantil o de mayores”.

Además, en parques como los de El Retiro o Juan Carlos I hay áreas caninas con bancos, zona de agilidad y fuentes para los perros (recuerda que está prohibido que bebamos de fuentes públicas, que están destinadas a las personas).

La verdad es que para conocer una ciudad no hay nada mejor que caminarla. Así que aunque la oferta cultural dog friendly se nos antoje escasa, Madrid es una ciudad con muchos rincones y muchos barrios que visitar.

Para aquellos que no hayan viajado nunca, lo imprescindible sería arrancar con un paseo matutino por El Retiro, salir por la puerta de la plaza de la Independencia y disfrutar de las vistas de la Puerta de Alcalá, y un poco más abajo, de la Cibeles, para encarrilar la calle Alcalá hasta la Puerta del Sol, allí donde se cruzan todos los caminos. Desde Sol os recomiendo subir a la Plaza Mayor donde podréis disfrutar de la maravillosa fachada de la Casa de la Panadería que se construyó en 1590. Como curiosidad, os reto a buscar el balcón de Marizapalos, el balcón que le construyó Felipe IV a su la Calderona, su amante y supuesta hija de Calderón.

Si desde la Plaza Mayor, que en 2018 celebro su IV centenario, camináis toda la calle de Santiago y os vais a topar con la Plaza de Oriente donde confluyen el Palacio Real, la Catedral de la Almudena y el Teatro Real. De ahí os invito a que os perdáis por el Madrid de los Austrias.

Una segunda apuesta, para aquellos que organicen un fin de semana con perro en Madrid sería recorrer Madrid Río para terminar en Matadero Madrid (no os asustéis, lo que hace muchos años fue el matadero de la capital hoy es un centro cultural con salas de teatro y exposiciones donde los perros educados podemos acceder a la zona al aire libre de Matadero (con correa) y los pequeños (menos de 10 kg) también a las salas de exposiciones.

RESTAURANTES, TIENDAS…

En Madrid encontrarás bastantes restaurantes, cafés y tiendas que admiten mascotas. En el caso de los restaurantes, bares y cafeterías, os recomiendo que llevéis la ruta planificada para que no os pase lo que nosotros. Fuimos un poco ingenuos y se nos ocurrió buscar una churrería en la zona de Sol para calentarnos en una semana en la que el temporal bajó las temperaturas de la capital y ninguna de las seis en las que preguntamos nos abrieron la puerta. Al final, gracias a vosotros, a nuestros compañeros de viaje en las redes sociales, dimos con La Chocolatería de la Puerta del Sol, donde no tuvimos problema para probar un manjar tan típico de Madrid. Por si acaso, os dejo al final de este texto una selección de lugares donde podemos entrar con nuestra familia.

Respecto a las tiendas, cada vez hay más comercios dog friendly. Por eso el Ayuntamiento tiene un buscador online, aunque no están todas las que son, si son todas la que están.

Pasa lo mismo con los hoteles, por eso te recomiendo que uses cualquiera de los buscadores especializados, como dogvivant o bringfido

DÓNDE COMER ALGO

Levél Veggie Bistro (vegetariano) Av. de Menéndez Pelayo, 61.

Brasserie Antoinette. Calle de Preciados, 34.

Bowlers. Príncipe de Vergara, 56.

El Columpio. Calle de Caracas, 10.

La diavla (mexicano). Calle Antonio Acuña, 19.

Bipolar. Casa de Comidas. Calle Calatrava, 6.

Tapas & Más. Calle de Espoz y Mina, 18.

Doñaluz The Madrid Rooftop. Calle de la Montera, 10 (azotea).

The Doger Café. Calle los Mesejo, 14 (tienen cachorros en adopción).

Leka Ópera. Calle de Santiago, 1.

Le Crust pizza bar. Calle de Melilla, 4.

Restaurante Tabernícola. Buen Suceso ,20

El Kiosko del Pan (comida casera preparada para tomar). Don Ramón de la Cruz, 67.

Celicioso (pastelerías sin gluten). Varias tiendas.

Bocavante. Calle del Cardenal Cisneros, 1.