LOGROÑO

Logroño con perro

Logroño no destaca por ser la ciudad más perruna del país: apenas hay hoteles que nos acepten, y no cuenta con atracciones turísticas ni restaurantes donde podamos entrar. Durante nuestra visita, al menos, sí encontramos un puñado de bares que os dejarán acceder dentro para que vuestros colegas humanos prueben sus deliciosas tapas. También hay catas de vino abiertas a turistas con perro. Si vas a La Rioja, no te pierdas su ruta de los dinosaurios y sus maravillosos viñedos. 

Estuve en Logroño en noviembre de 2018. Si estás pensando en alojarte en un hotel en el centro, lo tendrás muy muy difícil. El único que encontramos que permite perros estaba cerrado por reformas, y en la zona urbana únicamente había otro establecimiento que no nos terminó de convencer al estar en una carretera junto a una gasolinera. Así que solo nos quedaron dos opciones: escoger un hostal o apartamento (hay varios muy majetes en el centro), o alojarnos en un hotel en los polígonos industriales. Nosotros optamos por esto segundo y terminamos en un hotel bastante chulo pero emplazado en un centro comercial de las afueras que no pertenece a Logroño, sino al vecino municipio de Viana (Navarra).

Para movernos tuvimos que usar un coche, ya que los autobuses municipales de Logroño no permiten perros de compañía. Tampoco logramos encontrar restaurantes dog friendly, así que nos centramos en el tapeo. Y allí, la zona de picoteo está en lo viejo, en la calle Laurel y aledaños. Casi todos los bares tienen una ventanita que da a la calle, así que aprovechando que era entre semana y no llovía, nos lanzamos a probar los pinchos locales. Nos llamó la atención que muchos de los bares no tienen barras pobladas de banderillas, como ocurre en el País Vasco, sino que están especializados en uno o dos pinchos y los hacen a demanda.

DE TAPAS POR LA PARTE VIEJA

En mitad de este panorama poco amigable con los perros, sí encontramos un par de sitios que permiten la entrada de perretes educados: La Gota de Vino (conocido como El Zorropito, nombre de su bocatín estrella) y Lavid (muy ricos los calamares, entre otras cosas). El café lo tomamos en Avenida 55 con Alberto, que  nos llevó a conocer a Berni y su maravillosa Frikomics, una enorme tienda de cómics en los que los perretes educados somos “un friki más”.

En la ciudad nos hablaron de unos cuantos sitios de tapeo más, pero no pudimos ir a conocerlos personalmente (os los dejamos más abajo, en la guía).

Donde sí estuvimos es en Calado, también en la parte antigua de la ciudad. Dicen que este lugar, donde antaño se elaboraba vino, albergó la bodega más antigua de Logroño. Hoy sus paredes y lagar de piedra acogen todo tipo de actividades. Por ejemplo, allí podrás asistir a una cata de vinos junto a tu humano.

ENOTURISMO Y LA RUTA DE LOS DINOSAURIOS

Y si lo vuestro es el enoturismo, ahí van dos propuestas dog friendly a unos kilómetros de Logroño, sin salir de La Rioja: En San Vicente de la Sonsierra (35 minutos en coche), Bodegas Carlos Moro ha creado un paseo por sus viñedos, en los que además puedes toparte con guardaviñas, necrópolis, lagares... La bodega también admite perros educados en las catas del winebar. Y al sur de Logroño, a 15 minutos, podrás dormir en el Hotel-Bodega Finca de los Arandinos, donde los perros se admiten previa petición. 

20 minutos al norte de Logroño está Laguardia, ya en La Rioja Alavesa (País Vasco). Allí hay varios hoteles con encanto que son dog friendly. Entre viñedos podrás ver La Chabola de la Hechicera, un dolmen magnífico en Elvillar (yo ya me saqué una foto allí, que no todos los días estamos ante un vestigio prehistórico). Es uno de los más importantes de Euskadi y si vais en agosto hasta podréis ver un aquelarre en sus inmediaciones.

Por último, a una hora de coche al sur de Logroño os recomiendo la visita de los yacimientos de icnitas (huellas de dinosaurios) que están al aire libre en los campos de Enciso. Hay bastantes yacimientos, pero para mí el mejor es el de Valdecevillo por la cantidad de huellas que se pueden ver y por las cinco reproducciones a tamaño real que, sin duda alguna, te sorprenderán: un Tarbosaurio (el carnívoro que ves en la foto, en lo alto de la colina), una pareja de herbívoros junto a su cría y un Braquiosaurio (saurópodo de 23 metros de longitud). 

Y para terminar el día, qué mejor que un baño relajante en una de las tres pozas públicas de agua termal que hay en el vecino pueblo de Arnedillo, ya de vuelta hacia Logroño. Las pozas están al aire libre junto al río y disponen de duchas. Al estar en un espacio abierto, son accesibles a cualquier hora. Los perros, evidentemente, no podemos meternos, pero (si tenemos un carácter afable) podemos quedarnos atados cerca, en la hierba, mientras nuestros coleguitas humanos se sumergen en estas aguas que rondan los 40 grados de temperatura y que, dicen, tienen propiedades medicinales.

BARES DOG FRIENDLY EN LOGROÑO

La Gota de Vino

Bar Lavid

Avenida 55 

Barrio Bar

Bar Chester

LA RIOJAPablo Muñoz Gabilondo