ALBARRACÍN

Albarracín con perro

Albarracín seduce al viajero con una mirada, no en vano forma parte de ese grupo de pueblos bautizado como “Los más bellos de España”. Los turistas que llegan hasta este rincón de Teruel son conscientes de que a su alrededor surgen miles de planes, como la visita al castillo dog friendly de Peracense.

Dicen que Albarracín es uno de los pueblos más bonitos de España, yo estuve en octubre de 2018 y os puedo confirmar que es verdad. Pasear entre sus calles y perderse por sus rincones es todo un lujo.

Albarracín está situado a 1.182 metros de altitud, es un pueblo muy frío en invierno y muy agradable en verano. Abrazado por una muralla enorme, merece la pena subir allí arriba para visitar la Torre del Andador. Además, cuenta con una amplia red de miradores.

Lo mejor para llegar a Albarracín es el coche privado, porque sólo hay un autobús que sale desde Teruel y los perretes no podemos viajar en él. La visita a Albarracín es una buena opción para pasar un fin de semana o, según de donde vengáis, para pasar un día.

Yo me alojé en el Hotel Mesón del Gallo, un pequeño establecimiento a los pies del pueblo que está completamente reformado. Pero hay más alojamientos que admiten perros (ver listado en esta página).

UNA CASA NOBLE DEL SIGLO XVII

Para poder conocer todos los secretos de Albarracín, mi colega humano y yo nos sumamos a una visita guiada de la empresa El Andador, se trata de un paseo de algo más de una hora que desvela todos los rincones y los secretos del pueblo; además, permite entrar en la casa noble de los Pérez y Toyuela, una casa museo del siglo XVII que conserva intactas sus alcobas, su cocina de carbón, la cuadra, la bodega excavada en roca, y en la que pueden verse enseres y muebles de la época. Lo perros podemos entrar hasta el hall y allí tenemos que esperar a que los humanos completen la visita por las diversas estancias.

Para los turistas con mascota que visitan Aragón, la hora de comer se convierte en un problema porque la normativa autonómica prohíbe la entrada de perros en los restaurantes, así que si vas con tu familia tendréis que buscar un local con terraza (por ejemplo, la que hay en la plaza mayor de Albarracín). A mí me dejaron entrar en el bar de un hotel porque en ese momento no tenían clientes, pero la verdad es que este sistema no es plan. Sería bueno que en Aragón modifiquen esta norma para adecuarse a las comunidades más avanzadas y para no entrar en contradicción con las ordenanzas de ciudades aragonesas que sí permiten a los bares y restaurantes ser dog friendly, como Zaragoza.

¡Ah!, por cierto, que sepáis que en las calles de Albarracín viven muchos gatos, así que los perros, como siempre, bien atados para no provocar ningún accidente.

Si tienes tiempo, podrás disfrutar de las rutas senderistas que parten del pueblo. Entre ellas destaca la que conduce a los Pinares de Rodeno, un paisaje protegido a unos tres kilómetros de distancia. Este alberga cuevas con muestras de arte rupestre (figuras humanas cazando o cocinando, así como animales), entre las que destacan el Prado del Navazo, Doña Clotilde y la Cocinilla del Obispo. Los abrigos están protegidos por verjas y cuentan con textos explicativos de las pinturas.

UN CASTILLO DE PELÍCULA A 30 MINUTOS DE ALBARRACÍN

A 30 minutos de Albarracín se encuentra vigilante en su promontorio el Castillo de Peracense. Se levantó en el siglo XIV en lo alto de un escarpado peñasco rocoso en el que se funde con la roca de rodeno. ¡Imaginaros las vistas que tiene! La piedra con la que se construyó la fortaleza tiene un aspecto rojizo que destaca aún más con el sol del atardecer (podéis verlo en mi vídeo de Aragón, en esta misma página). Eso sí, la terraza superior del castillo no es apta para quienes tengan vértigo. Por supuesto, los perretes educados somos bienvenidos y podemos entrar sin importar el tamaño (debemos ir atados para no molestar a otros visitantes).

Tenéis que ir sí o sí. Os lo recomiendo. Lo que más me gustó, y estoy seguro que les va a encantar a todos vuestros colegas humanos, fue la flipante exposición de reproducciones de armas medievales a tamaño real que hay en uno de los patios interiores. Así podréis ver cómo eran las batallas y como se asediaban las fortalezas. El Castillo de Peracense es el plan perfecto para una familia con niños y mascota.

DÓNDE ALOJARSE:

HOTEL MESÓN DEL GALLO

HOTEL ARABIA

ARAGÓNPablo Muñoz Gabilondo