ZAMORA

Zamora con perro

¿Sabías que en Zamora puedes entrar con tu perro en una iglesia visigoda y pasear con él por las majestuosas ruinas de un monasterio cisterciense? Os invito a conocer esta tierra rebosante de embalses, ríos, lagos y espacios naturales, con verdaderas joyas como el Parque Natural de los Arribes del Duero y el del Lago de Sanabria.

Estuve en Zamora en la tercera etapa de mi vuelta a España y tengo que decir que disfruté de lo lindo en esta tierra que conserva un extraordinario patrimonio histórico y que es un referente en la conservación del patrimonio natural. A veces eclipsada por sus vecinas Salamanca o Ávila, Zamora, sin duda, merece ser descubierta.

En la capital había en ese momento tres hoteles que admitían mascotas. Yo me alojé en una hostería en un edificio histórico con vistas al Puente de Piedra, que está a escasos metros. Y en mi anterior visita, en un moderno hotel funcional en las afueras (al final de este texto os dejamos las pistas de alojamientos dog friendly que hemos reunido a través de vuestras aportaciones en redes).

El caso de los restaurantes amigos de las mascotas es parecido en número a los hoteles, pero si hablamos de los bares de tapas, tenemos unos cuantos más para elegir (mirar la lista al final de este reportaje).

La Ordenanza Municipal sobre Animales de Compañía prohíbe expresamente “la entrada y permanencia de animales en establecimientos públicos, como restaurantes, bares, cafeterías y similares, siempre que no tengan un lugar destinado exclusivamente para este fin, o autorización expresa del establecimiento mediante un distintivo visible en su entrada; así como en espectáculos públicos, deportivos y culturales, piscinas y playas”. La realidad que vimos durante nuestra visita es que el dueño del establecimiento decide si admite perritos o no.

Zamora es una ciudad para pasear. El centro histórico conserva parte de sus murallas, iglesias, museos, palacios, parques… Precisamente, el Parque del Castillo es uno de mis favoritos. Allí los perros podemos pasear a nuestras anchas, pero si hay posibilidad de que molestemos a alguien, tenemos que ir atados. Tras refrescarnos en el parque, visitamos el Castillo, donde admiten perros pequeños, cogidos o dentro de una mochilita, y como siempre, los perritos educados son bienvenidos. Al estar en un cerro, las vistas sobre el Duero son un regalo para la vista.

Por cierto, el Ayuntamiento ha ampliado recientemente las zonas verdes en las que los perros pueden ir sueltos: Los Pelambres, Bajada de San Pablo, el Parque de la Frontera, Las Vistillas, el Bosque de Valorio, el Parque de Olivares, la zona que hay entre el Puente de Hierro y el de Piedra, y la Isla de las Pallas.

Callejear por Zamora y contemplar, aunque sea desde fuera, sus templos románicos es todo un placer. Y es que… ¿sabíais que la ciudad de Zamora cuenta con la mayor concentración de arte románico en una capital de toda Europa? Mi punto favorito es la iglesia de San Juan y, junto a ella, el original monumento al Merlú (pareja de congregantes de la Cofradía de Jesús Nazareno que en Semana Santa se encarga de reunir a los demás hermanos para comenzar la procesión).

También disfruté a tope de la nueva barcaza dog friendly que une las dos orillas del Duero: Los Pelambres con las Aceñas de Olivares.

Por cierto, en el capítulo gastro, tu humano disfrutará de un postre muy zamorano: las cañas de hojaldre rellenas de crema.

CAMINO DE LOS ARRIBES DEL DUERO

A 30 minutos en coche de Zamora, en El Campillo, en ruta hacia los Arribes del Duero, se encuentra la iglesia de San Pedro de la Nave, de finales del siglo VII. Los perros podemos entrar en brazos de nuestro colega humano o en algún tipo de bolso. No te pierdas sus excelentes capiteles del crucero, con las escenas del sacrificio de Isaac y de Daniel en el foso de los leones, una maravilla del arte visigodo. El templo fue trasladado de lugar en los años 30 del siglo XX cuando se construyó el embalse de Ricobayo. La cafetería del centro de interpretación también es dog friendly (salvo que proteste algún cliente). Precisamente, muy cerca, a 13 kilómetros en Ricobayo, hay una playa fluvial con un merendero, restaurante y embarcadero, donde los perros se bañan con los dueños.

Ya en el Parque Natural de los Arribes del Duero nos encontramos un montón de miradores. Yo estuve en el Mirador de las Barrancas para contemplar las maravillosas vistas del Cañón. Está a 500 metros de la ermita de la Virgen del Castillo, en Fariza. Desde allí se pueden ver buitres leonados, alimoches, cigüeñas negras, etc. Y es que a este enclave le llaman “los fiordos castellanos”, ya que sorprende con impresionantes cascadas en primavera y paredes graníticas de hasta 400 metros. Por cierto, que en Fariza el refugio es dog friendly.

UN MONASTERIO DOG FRIENDLY EN LA RUTA DE LA PLATA

De allí nos fuimos al norte, a Granja de Moreruela, a ver los restos del Monasterio de Santa María de Moreruela (siglo XII), uno de los primeros y más importantes monasterios cistercienses de la península ibérica. Llegó a tener 200 monjes, tierras y prioratos. Su cabecera es uno de los espacios más fotografiados de Zamora. Admiten perros siempre que vayan con correa.

PARQUE NATURAL DEL LAGO DE SANABRIA

Hace 100.000 años, un impresionante glaciar sirvió de origen al actual Lago de Sanabria. Hoy, es el mayor lago glaciar de la Península Ibérica. Las casas del parque (en Monte Gándara –Rabanillo- y en el antiguo Monasterio de San Martín de Castañeda) admiten mascotas. En ellas podrás encontrar documentación acerca del Parque Natural y sobre otros espacios protegidos de Castilla y León, pudiendo planificar la visita con ayuda de los monitores. Casi ningún restaurante deja entrar mascotas por la zona, pero yo estuve en uno de la plaza de Ribadelago nuevo (ver listado más abajo).

Los perros no podemos bañarnos en el Lago de Sanabria, pero sí pasear atados por sus orillas y disfrutar de los frondosos bosques de robles en los que hay estupendos chiringuitos. Muy cerca, subiendo desde San Martín de Castañeda, la cima de la montaña nos deleita con las mejores vistas del Lago de Sanabria y nos recibe con la increíble Laguna de los Peces, donde podemos corretear a nuestras anchas por sus innumerables senderos.

¡Ah!, si os queda tiempo, ir a esta preciosa playa del embalse de Valparaíso: la playa de Cional, donde se bañan humanos y perros. Y más pistas: el centro de los beatos de la iglesia de Tábara admite perros. El cenobio tabarense tuvo un enorme prestigio cultural gracias a su "scriptorium" especializado en la elaboración de códices iluminados. 

GUÍA: ZAMORA DOG FRIENDLY CON LAS PISTAS RECIBIDAS EN LAS REDES DE PIPPER:


DÓNDE ALOJARSE:
HOSTERÍA REAL DE ZAMORA (ZAMORA)
HOTEL REY DON SANCHO (ZAMORA)
HOTEL TREFACIO (ZAMORA)
CABAÑAS MADARSU (VIGO DE SANABRIA)
CABAÑAS VALLECINO (MANZANAL DE LOS INFANTES)
CASA BALTASARA (PINILLA DE FERMOSELLE) 


DÓNDE COMER:
RESTAURANTE NAJORO GRILL (Calle Reina, 6. Zamora)
RESTAURANTE EL MAJO (Plaza de España, 6. Ribadelago Nuevo)
 
DÓNDE TAPEAR O BEBER ALGO
EL PORTILLO DE LA TRAICIÓN (@barportillodelatraicion en Facebook)
THE PATIO BY CANALLA (@thepatiocanalla en Facebook)
BORA CAFÉ BISTRO (@BoraBistroCafe en Facebook)
BAR TRIBAL (@tribalzamora en Facebook)
CAFÉ PUB GRAN CAFÉ JALISCO
IL CAFETO (Plaza de Santiago, 3. Zamora)
TABERNA URBANA LA ROSA (Calle Zona los Herreros, 25. Zamora)
PUB EL JUMA (Calle de los Herreros, 13. Zamora)
BAR BAYADOLIZ (Calle de los Herreros, 7. Zamora)
LA PERLA NEGRA (Calle Balborraz, 37. Zamora)
CAFÉ MICHELOS (C/ Toro, 2. Zamora)
LA BODEGUILLA ROCK (Calle De Los Herreros, 35. Zamora)
DEPICOTEO TAPAS Y VINOS (Calle Rúa los Notarios, 3. Zamora)
BAR EL DORI (Avenida Federico Cantero Villamil, 7. Zamora)
BAR LA CABAÑA (C/ Alcalá Galiano, 19. Barrio de Los Bloques. Zamora)
BAR ALBA (Av. de Víctor Gallego, 34. Zamora)
 
DÓNDE TOMAR CAFÉ Y DULCES:
PASTELERÍA BARQUERO (Calle de la Feria, 6. Zamora)
PASTELERÍA TORREHERMOSA (Calle San Torcuato, 45. Zamora)
PASTELERÍA ALVARO ARTESANOS (Av. de Víctor Gallego, 3. Zamora)
 
OTROS
SAGASTA PELUQUEROS (Calle Santiago. Zamora)
ALMACENES VICTORIA (San Torcuato, 1. Zamora)
LIBRERÍA MIL HOJAS (Calle San Torcuato