BENIDORM

Benidorm, con el turismo dogfriendly en el horizonte

Benidorm es una de las ciudades más visitadas de España. Buen tiempo, excelentes playas, amplísima oferta hostelera y precios asequibles han convertido este rincón mediterráneo en uno de los preferidos por los turistas, así que, hasta allí me fui en febrero. Encontré una ciudad pensada para turistas de cualquier tipo y edad, que quiere a abrirse al turismo canino aunque, de momento, la oferta dogfriendly es muy discreta. 

Desde hace algunos años Benidorm se anuncia a los turistas con el eslogan City and beaches, toda una declaración de intenciones a la que se mantiene fiel, ofreciendo a los visitantes las comodidades de una gran urbe (es la ciudad con más rascacielos de España), y el mediterráneo placer de su litoral. No es monumental pero tiene vida: diurna, nocturna y playera. Es como las películas sin rombos: para todos los públicos, y espero que en breve lo sea también para el público perruno. 

A día de hoy (febrero de 2019) los perros tenemos totalmente limitado el acceso al transporte público, a excepción de los taxis que, como en cada ciudad que visito, queda al criterio del conductor llevaros o no. Siempre los hay amigos de las mascotas.  La misma ordenanza que indica que no podemos entrar en autobuses informa de que los canes tenemos prohibido el acceso a “espectáculos públicos deportivos y culturales, así como a recintos de práctica de deportes o piscinas”. 

RESTAURANTES CON PERRO EN BENIDORM

¿Son los restaurantes y bares de Benidorm dog friendly? Según la ordenanza municial “los dueños de establecimientos públicos y alojamientos hoteleros podrán permitir, a su criterio y bajo su responsabilidad, la entrada de animales en sus establecimientos. En caso de prohibición deberán colocar en lugar visible la señal indicativa”. Pues a pesar de que la normativa local  no lo prohíba, apenas hay establecimientos hosteleros que permitan la entrada de mascotas. En mi visita a Benidorm el tiempo fue tan considerado conmigo que no hubo necesidad de encontrar un gran número, aunque dimos con alguno, como Costa Café o la Brasería Aurrerá. Éste último está situado en la parte vieja de Benidorm y la gran noticia es que se ha convertido en dog friendlya raíz de mi visita. ¡Guau! Encima, sirve unos pinchos y platos de cocina vasca para lamerse las barbas. Me sentí como en casa con estos medio paisanos. ¡Incluso me prepararon una hamburguesa con forma de hueso!

OFERTA HOTELERA DOGFRIENDLY DISCRETA

Un escaso seis por ciento de los hoteles de Benidorm admite mascotas (ver listado más abajo). Uno de ellos es el céntrico Hotel Servigroup Diplomatic, donde nos alojamos durante nuestra visita. La verdad es que está perfectamente situado, a menos de 5 minutos de la playa de Levante, y su equipo es muy amable. Nos gustó su impecable aspecto, variedad y calidad de la comida y todos los servicios que ofrece. La única pega es que los perros solo somos bienvenidos en temporada baja (y, desgraciadamente, no es el único hotel que impone esta norma en la ciudad), algo un poco frustrante si eliges los meses más habituales para viajar. Ahora os cuento los planes que hicimos en esta ciudad.

Por supuesto es imprescindible una caminata por su paseo marítimo, que ofrece unas magníficas vistas a nuestro mar más universal. Para mí, el tramo más chulo es el de la playa de Poniente: recrea las formas de los acantilados y el oleaje, con superficies que generan zonas de luz y  sombra, a base de plataformas y desniveles. El mar, tentador, me invita a zambullirme entre sus olas pero no hay playas donde se admitan mascotas en esta ciudad. Por el contrario, podemos ir a la cercana playa Mar y Montaña, en Altea, con 350 metros de longitud y habilitada para disfrutar con perros todo el año. Eso sí, una vez fuera del agua debemos ir con correa. 

El mejor plan del viaje a Benidorm fue, sin duda, mi paseo por el Parque Natural de la Sierra Helada (o Gelada), en la zona norte, considerado el primer parque marítimo terrestre de la Comunidad Valenciana, con diversas rutas que te permitirán descubrir su flora y fauna, los acantilados y calas, el faro del Albir o las vistas desde Punta del Cavall.

Empezamos la aventura en Tao Bike, una tienda de alquiler de bicis dog friendly donde nos hicimos con un velocípedo y su correspondiente remolque de ruedas en el que yo fui tan pichi. Su responsable, Sergio, nos recomendó un itinerario muy sencillo pero precioso, que asciende a Punta de Cavall o de L’escaleta por una antigua carretera, hoy cerrada a vehículos de motor. En cinco minutos de pedaleo nos plantamos en el arranque de dicha carretera, desde donde se ve el famoso skyline de Benidorm, y comenzamos a ascender por el parque natural. Como la carretera está cerrada a los coches, me lo pasé en grande corriendo junto a la bici y, claro, yo fui el primero en llegar al destino: una torre de vigilancia del siglo XVII y un mirador que regala una de las mejores vistas de los acantilados y una bellísima estampa del Mar Mediterráneo a nuestros pies. Este es sólo uno de los diversos itinerarios que permiten perderse y disfrutar por este bello paraje natural benidormense, una buena alternativa para aquellos que buscan algo más que playa.

Lo pasamos tan bien con la bici que al día siguiente, ¡volvimos a cogerla para recorrer la ciudad de punta a punta! Hasta aquí mi parada en Benidorm. ¡Pipper on tour sigue en ruta!

HOTELES Y OTROS ALOJAMIENTOS CON PERRO EN BENIDORM

Hotel El Palmeral. Calle Santander 12.

Hotel Boutique Villa Venecia. Plaza San Jaime, 1.

Hotel Servigroup Diplomatic (no acepta en temporada alta). Gerona 9-11.

Hotel Lido (Sólo desde mayo hasta octubre). Calle Alcalde Manuel Catalán Chana, 16.

Apartamentos Michelangelo. Calle Primavera, 6.

Aparthotel Milord's Suites. Passeig de la Carretera, 52.

Apartamentos Roybel. Av. de Europa, 5.

Apartamentos Atlantida. Calle San Pedro, 22.

Camping Armanello. Av. de la Comunitat Valenciana, s/n.