VALLE DEL TIÉTAR Y GREDOS

El perro turista Pipper en su ascenso hacia Los Galayos en septiembre de 2019.

El perro turista Pipper en su ascenso hacia Los Galayos en septiembre de 2019.

Valle del Tiétar y Gredos con perro

En la falda sur de la Sierra de Gredos se extiende el Valle del Tiétar, uno de los mejores destinos de la provincia de Ávila para viajar con perro. Su riqueza medioambiental y cultural unida a la sensibilidad de algunos de sus pueblos por abrirse al turismo dog friendly hacen de este lugar una buena escapada para mascotas y dueños.

Ya estamos en marcha de nuevo: arrancamos nuestra segunda vuelta a España en la provincia de Ávila buscando los mejores destinos turísticos para viajar con mascota. Quién nos iba a decir hace poco más de un año que esta aventura de Pipper on tour nos llevaría tan lejos y por tantos rincones de la geografía española. ¡Nada menos que 22.000 kilómetros recorridos y decenas de lugares que se han convertido en dog friendly a nuestro paso! 

Nuestro punto de partida de este segundo periplo ha sido el Valle del Tiétar, en la provincia de Ávila, un lugar con un gran potencial turístico para familias con perro. Su riqueza natural -en la falda sur de la Sierra de Gredos-, y también cultural, están abriendo paso al turismo con mascotas. 

Iniciamos la ruta en La Adrada, una localidad abulense cuyo castillo comenzó a abrir sus puertas a las familias con perro en 2018a raíz de la primera incursión de Pipper por la provincia. Toda una sorpresa y una gran alegría porque, poco a poco, vamos moviendo conciencias y cambiando costumbres. La fortaleza fue construida en el siglo XIV sobre una pequeña iglesia tardorrománica, y en el siglo XVI se levantó la torre del homenaje y un gran cubo artillero. Más tarde, el castillo se transformaría en palacio renacentista. Después de años de abandono, una concienzuda reconstrucción ha devuelto su esplendor al bello Castillo de la Adrada, que ha servido de escenario a series como Águila Roja o El Ministerio del Tiempo. Se accede a él a través de una pasarela que salva el foso y el edificio principal está rodeado por un patio. Todo el conjunto queda cerrado por una muralla exterior. Es un lugar que merece la pena visitar.

En su interior se puede visitar el Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar. El castillo de La Adrada permite la entrada con perros de cualquier raza y tamaño, siempre que vayamos atados, y podemos acompañar a nuestros humanos por todo el castillo, incluida la exposición. Eso sí, los perretes grandes igual desistís de subir al adarve, ya que las escaleras metálicas que comunican los diferentes niveles no son aptas para nosotros (a mí me tuvieron que coger en brazos para bajar). Este monumento es chulísimo, y me ha transportado a otras épocas donde los perros no estábamos tan bien considerados. Por cierto, gracias al alcalde de la localidad y a todo el equipazo de la fortaleza (incluida Lorenza, la perrita que guarda la recepción) por acompañarnos en nuestra visita.

DE LA ADRADA A ARENAS DE SAN PEDRO Y CANDELEDA

Partimos después a Arenas de San Pedro, capital de la comarca y cuya fortificación (¡por algo estamos en Castilla, amigos!)  admite desde hace unos días visitas con perro, otra excelente noticia para Pipper y sus seguidores. Nos alegramos de que el Valle del Tiétar y sus empresarios y responsables municipales sean tan entusiastas con nuestro proyecto. El Castillo de la Triste Condesa, como se conoce este lugar, fue mandado construir en el siglo XIV por Ruy López Dávalos. Su amplio patio de armas es escenario de distintas actividades culturales y festivas de la localidad. Además del patio, está permitida la entrada con mascotas al adarve y a la torre del homenaje, fantásticamente restaurada. El castillo es accesible mediante visitas guiadas, una de las cuales (la de las 10 de la mañana) admite familias con mascotas educadas. Os pueden dar más información en la oficina de turismo de la localidad.

Desde Arenas de San Pedro fuimos a Candeleda, donde visitamos la Casa de las Flores y su peculiar colección de juguetes, atesorada por Paco y su mujer. Según relatan ellos mismos, este lugar es un “anti museo”, ya que sus visitantes están invitados a tocar parte de las piezas y a hacerse fotos en los juguetes de hojalata, también los perretes educados.

Porque las mascotas son uno más en el Museo de Juguete de Hojalata de Candeleda, en cuyo interior se puede disfrutar de una enorme colección de juguetes de distintos países y épocas: coches, trenes, tiovivos, juegos de todas clases y hasta réplicas de coches realizadas en hojalata. Entre los cientos de objetos curiosos que se exhiben también encontramos un pupitre de escuela de los años 50 frente a un mapa de la misma época de la España económica y cultural, y la tan reconocible enciclopedia Luis Vives, el libro de texto con el que aprendían todas las materias posibles los niños de entonces. Para visitar el museo es necesario hacer reserva previa llamando al teléfono 669 13 01 75. Los perros (sin límite de tamaño) también pagan la entrada, que cuesta 3€, pero no cabe duda de que merece la pena pagarlos.

NATURALEZA EN ESTADO PURO: EL CORAZÓN PÉTREO DE ESPAÑA

Además del patrimonio cultural dog friendly del Valle del Tiétar, esta zona permite realizar multitud de excursiones. Nosotros hicimos la Ruta del Confesor, que parte del Santuario de San Pedro de Alcántara, en Arenas de San Pedro, y llega hasta el Paraje de la Cancha, una colina desde la que se divisan algunos de los pueblos de la falda sur de Gredos, como El Hornillo. La caminata de tres cuartos de hora tiene su recompensa: al final del camino podemos contemplar, claro y esbelto, el perfil del corazón pétreo de España, como definió Miguel de Unamuno a la Sierra de Gredos. Está tan cerca que parece que puedo alcanzarlo con la pata.

Gredos esconde infinidad de pozas y piscinas naturales donde refrescarse, algunas aptas para el baño con mascota. Os recomiendo que subáis hasta la plataforma del Nogal del Barranco (20 minutos desde Arenas de San Pedro), donde está la reconocible escultura de la Cabra Montés. En las charcas de la zona podréis chapotear sin problema (siempre que hagáis caso a vuestros humanos, u os tendrán que atar).

Muy cerca, a unos minutos en coche, se encuentra El Risquillo, una de las tres Casas del Parque de la Sierra de Gredos en Ávila que, a raíz de nuestra visita, se han convertido en dog friendly. Este centro de la naturaleza adentra al visitante en el imponente paisaje de Gredos, profundiza en su morfología, su flora y su fauna, e incluso le permite contemplar, a través de una cámara ubicada en las cimas más altas, una buena parte de sus laderas escarpadas y de los senderos que suben al Refugio Victory, coronado por las espectaculares agujas de Los Galayos. Además del Risquillo, hay otra Casa del Parque en Hoyos del Espino (Casa de Pinos Cimeros), y en la Reserva Natural del Valle de Iruelas, muy próxima a la presa del Burguillo.

ASCENSIÓN POR EL CARRIL DE LOS GALAYOS

Pero volvamos a la Plataforma del Nogal del Barranco, punto de partida de una de las excursiones estrella de Gredos: el ascenso hasta el refugio Victory. El sendero marcado como PR-AV 43, discurre por un barranco conocido como el Carril de Los Galayos, el cual va perdiendo amplitud a medida que asciende, hasta llegar a La Apretura, al pie del refugio. Es una subida de 13 kilómetros -unas dos horas y media y con un pronunciado desnivel- que en días de calor es conveniente realizar a primera hora de la mañana, ya que hay un largo trecho de paisaje de alta montaña: agreste y sin sombras. A lo largo del camino vemos algunas fuentes de agua fresquísima, pero debido al tiempo que ha de emplearse en el recorrido (cinco horas entre ida y vuelta), requiere, además, llevar protección solar para los humanos, un tentempié  y protección para nuestras patas, puesto que las almohadillas de las pezuñas pueden dañarse por el granito.

A los perros nos está permitido ir sueltos por el parque regional si somos obedientes. Yo me alteré un poco con las cabras montesas, que me volvían loco, así que Pablo optó por llevarme atado: el respeto a la naturaleza está por encima de todo.  Esta excusión es muy frecuentada por alpinistas y aficionados a la montaña y no me extraña. La caminata merece muchísimo la pena. ¡Menudas vistas!

RESTAURANTES

Este es el punto flaco de la zona del Tiétar. Hay poquísimos bares y restaurantes que claramente se definen como amigos de las mascotas, y toda nuestra suerte queda a expensas de la amabilidad y comprensión de dueños y clientes cuando nos sentamos en las terrazas. En Arenas de San Pedro logramos que un establecimiento nos dejara entrar amablemente, pero nos dijeron que no es lo habitual.

Los únicos restaurantes dog friendly que localizamos, pero que estaban cerrados cuando pasamos por la zona, fueron La Gatera, en Pedro Bernardo (a 30 minutos de Arenas de San Pedro), y Zen, en la plaza de La Adrada. Así que habrá que volver… En el listado enlazado al final de esta página podéis encontrar alguno más.

HOTELES CON PERRO EN GREDOS

En esta escapada a Gredos nuestro campamento base ha sido Casa Crisol, a las afueras de Arenas de San Pedro, un alojamiento rural de casas de piedra en mitad de un bosque y junto a un río: el lugar idílico para este alojamiento encantador. Las cabañas, inspiradas en las construcciones celtiberas que existían en la zona hace dos mil años, están equipadas con una buena cama, cocina, un baño impecable, aire acondicionado, nevera y televisión.

Casa Crisol nos recibe con un delicioso yogur casero y las ya conocidas palmeras de hojaldre con chocolate, también artesanas y típicas de Arenas de San Pedro. Los perros, por supuesto somos bienvenidos y disponemos de cama y bebedero. Una pareja de preciosos perros labradores Juan y Oliva, hacen las veces de anfitriones para los perretes educados, que sólo pagamos un euro de suplemento.

El hotel se hizo popular el pasado año tras ganar el concurso televisivo Bienvenidos a mi hotel, y desde Pipper on Tour podemos dar fe de todas las cualidades que, con certeza, han hecho posible que este establecimiento haya sido el ganador.

En el siguiente enlace puedes ver la lista completa proporcionada por Turismo de Castilla y León con los alojamientos de toda la provincia que admiten mascotas: pincha aquí. También se incluyen en el listado algunos restaurantes, bares y cafeterías.

Si falta el tuyo, no dudes en comunicárselo a la oficina de turismo de tu localidad para que se actualice esta información.

Y hasta aquí nuestra visita al sur de Gredos. Tienes más pistas sobre la zona norte de este maravilloso espacio natural y sobre otros sitios de Ávila pinchando aquí.