CINCO ATRACCIONES TURÍSTICAS PARA VISITAR CON TU PERRO

El turismo dog friendly, aunque incipiente, empieza a ser una realidad. ¿Os podíais imaginar hace sólo un lustro que los perros de compañía entrarían en destinos como la Casa Batlló, en Barcelona; el imponente Castillo de Peracense (Teruel); el sorprendente Museo Automovilístico y de la Moda de Málaga; el yacimiento romano de Segóbriga, en Cuenca; o el Museo de San Isidoro de León? Nosotros ya los hemos visitado durante la primera vuelta a España de Pipper (2018 y 2019), y nos hemos llevado una fabulosa impresión.

MUSEO AUTOMOVILÍSTICO Y DE LA MODA DE MÁLAGA

Málaga esconde uno de los museos más curiosos de Andalucía que, además, se puede visitar con perro: el Museo Automovilístico y de la Moda, en donde se conservan y exhiben casi un centenar de automóviles y 200 piezas de alta costura. Glamour y lujo al volante para deleitarse con piezas que nunca verías en la calle. La de coches es una de las mejores colecciones que se han visto nunca y permite comprobar cómo ha evolucionado el automóvil desde su creación. Los vestidos y trajes de alta costura se presentan en siete exposiciones que recorren diferentes estilos y épocas, con piezas de importantes diseñadores. Este museo admite mascotas educadas atadas los lunes, aunque la norma es bastante flexible y hay familias perrunas también el resto de la semana. Tienes más información sobre Málaga con perro aquí.

CASTILLO DE PERACENSE, EN TERUEL

A 30 minutos de Albarracín se encuentra vigilante, en un promontorio el Castillo de Peracense.  Se levantó en el siglo XIV en lo alto de un escarpado peñasco rocoso en el que se funde con la roca de rodeno. Las vistas son todo un espectáculo. La piedra con la que se construyó la fortaleza tiene un aspecto rojizo que destaca aún más con el sol del atardecer. En uno de sus patios interiores podréis disfrutar de una exposición de reproducciones de armas medievales a tamaño real. Admiten perros de cualquier tamaño y, eso sí, deben ir atados. Más pistas de Aragón con perro, aquí.

MUSEO DE SAN ISIDORO, EN LEÓN

En la ciudad de León se erige la iglesia de San Isidoro, cuyo museo es dog friendly. ¿Increíble, verdad? Pues en este emblemático centro de la bella urbe leonesa los perros pequeños  y medianos podemos disfrutar atados de la visita al museo de la Real Colegiata de San Isidoro. Allí descubrimos los famosos frescos de su panteón, conocido como la Capilla Sixtina del Románico, o las pinturas renacentistas recién recuperadas de la antigua Sala Capitular, conocida como la Cámara de Doña Sancha. Otras piezas importantes son el Cáliz de doña Urraca, del siglo XI, o la Arqueta de los Marfiles. Desde luego es un lugar para aprender sobre el Románico y la Edad Media y recrearse en el edificio que lo cobija. Más información de qué visitar en León con perro, aquí.

PARQUE ARQUEOLÓGICO DE SEGÓBRIGA, EN CUENCA

Cuenca posee uno de los yacimientos romanos más increíbles de la península, el de Segóbriga, donde se conservan, en muy buen estado, los restos del Imperio Romano a su paso por este rincón de Hispania. Aquí el Sacro Imperio llegó a desarrollar un importante núcleo urbano, en un emplazamiento clave de la meseta central. Su impulso y crecimiento se debió a las minas de lapis specularis donde los romanos extraían el mineral para fabricar el cristal de ventanas y ornamento para fiestas. Hace más de 2.000 años aquí hubo un teatro, un anfiteatro, varios templos levantados en honor a los dioses romanos... Los restos arqueológicos que han llegado hasta nuestros días y que se pueden visitar son el acueducto, las necrópolis, el teatro, la muralla, las termas del teatro, la basílica, el foro, el aula basilical, las termas, la acrópolis, la casa del procurador minero, el anfiteatro, el circo y una basílica visigoda. El pequeño museo que hay aquí no admite perros, pero el parque es tan maravilloso, que compensa la visita de sobra. Recuerda que, aunque sea un espacio abierto, los perros deben ir atados.

CASA BATLLÓ, EN BARCELONA 

Barcelona no se entiende sin Gaudí. Este arquitecto, máximo representante del modernismo catalán, está presente en muchos rincones, como la preciosa Casa Batlló, que aunque muchos no lo sepáis, es dog friendly. El edificio es Patrimonio Mundial de la Unesco y referente mundial de la arquitectura y el diseño. En definitiva, un tesoro que nadie debe perderse. Admiten perretes educados sin importar el tamaño pero debemos ir siempre atados y vigilados. Aquí puedes ver mi reportaje completo sobre Barcelona.

Tienes muchos más destinos dog friendly en nuestra web.

Pablo Muñoz Gabilondo