GRAN CANARIA

Gran Canaria con perro

Asomarte a las dunas de Maspalomas y ascender al Roque Nublo, desde donde verás unas impresionantes imágenes del Teide. Solo por estos dos planes merece la pena una visita a la isla de Gran Canaria. Eso sí, si quieres ir a alguna playa perruna, este no es tu destino. Y ojo porque en la capital y en otros municipios, las familias con perro tienen prohibido andar por la calle en las zonas más turísticas.

Estuve en Gran Canaria en diciembre de 2018. Nos alojamos tanto en la capital como en la zona de Maspalomas, y lo hicimos en apartamentos, ya que no encontramos suficiente oferta hotelera dog friendly (aproximadamente, el 10 por ciento de los hoteles de la isla admite perros, pero hay zonas en las que no hay ni uno). Si buscas alojamiento en webs especializadas, como www.bringfido.com, verás que la oferta se concentra en la zona de Maspalomas, y que en la capital prácticamente no tienes hoteles pet friendly.

El destino sugiere sol y playas, pero los perros prácticamente no pueden pisarlas en esta isla. Existe una zona costera al sur de Las Palmas de Gran Canaria habilitada para canes, pero es una zona degradada con fuerte oleaje y que todo el mundo nos desaconsejó, por lo que no fuimos: la llamada Playa de Bocabarranco. Según nos contaron, esto no impide que las familias perrunas vayan a determinadas playas aún a riesgo de ser multadas.

Descartadas oficialmente las playas, quedan los espacios naturales. Al sur no te puedes perder las imponentes dunas de Maspalomas. Los perretes no podemos adentrarnos en ellas (aunque vimos a alguno que otro paseando por este paisaje desértico). Lo bueno es que sí podemos andar por el largo paseo que hay a la altura de Playa del Inglés y hacernos fotos junto al bonito mirador del hotel Riu. 

Otra excursión que merece la pena es el Roque Nublo, el gran icono de Gran Canaria. Es una enorme formación rocosa de origen volcánico que alcanza los 80 metros de altura y que está situada a 1.800 metros sobre el nivel del mar en el centro de la isla. Se puede llegar a la zona en coche y luego hay que andar unos 40 minutos por un sendero con preciosas vistas. Y en los días claros incluso verás Tenerife y La Gomera.

CAMPOS DE ALOE VERA Y PUERTO DE MOGÁN

Nosotros fuimos al Roque Nublo desde Maspalomas y, por el camino, paramos en el barranco de Fataga, conocido como el valle de las mil palmeras, donde visitamos un campo de Aloe Vera. Lo gestiona Finca Canarias y allí te explican las propiedades de esta planta que crece salvaje en las islas y que tiene muchas propiedades.  Las visitas son gratuitas y dog friendly. Y, si quieres, puedes comprar in situ los productos que se fabrican a partir de estas plantaciones ecológicas.

Desde Maspalomas también fuimos a pasar una tarde al Puerto de Mogán, que está a 20 minutos en coche. Es un antiguo barrio marinero impecablemente conservado y que cuenta con una bonita playa y un puerto deportivo lleno de restaurantes y tiendas. Conocido como La Pequeña Venecia de Canarias, es, sin duda, uno de los puntos turísticos más elegantes de la isla.

Y elegancia la que se respira en el paseo marítimo que arranca en el faro de Maspalomas y discurre hacia la playa de Meloneras. Tiendas, restaurantes y hoteles de lujo que merece la pena ver. Por cierto, que muchos de esos restaurantes y comercios son dog friendly.

PROHIBIDO PASEAR CON TU PERRO POR LA PRINCIPAL ZONA TURÍSTICA DE ‘LAS PALMAS’

El panorama cambia, sin embargo, en la capital. Allí hay censados 60.000 perros y, sorprendentemente, Las Palmas de Gran Canaria prohíbe, directamente, que las familias con perro anden por el paseo marítimo de 5 kilómetros que discurre a lo largo de la playa de Las Canteras. Increíble, pero cierto.

Se trata del principal lugar turístico de la ciudad. Y los turistas con perro no son bienvenidos. Parece ser que la razón es que la zona esté libre de excrementos, lo que, en nuestra opinión,  solo traslada el problema a las calles aledañas. ¿No sería mejor realizar acciones de concienciación y aplicar multas ejemplares a quien no recoge las cacas de sus perros en vez de prohibir que gran parte de sus ciudadanos disfruten de esta zona clave para el esparcimiento? Lo triste es que el ejemplo se ha extendido a otros municipios de la isla, según nos contaron los lugareños.

Una de las cosas que sí nos gustó es que el ayuntamiento de Las Palmas te obliga a llevar una botella con agua para diluir la orina de los perros. Hasta hace poco debía ser agua jabonosa, como ocurre en Valladolid, pero ahora debe ser agua sin más.

MEDIOS DE TRANSPORTE

Para moverte por la isla, la mejor manera es alquilar un coche. Hay un montón de compañías y los precios son buenos. Algunas de ellas cobran una penalización si devuelves el coche lleno de pelos de perro, así que para entregar el coche en condiciones y evitar disgustos, lo mejor es ir provisto de una manta que cubra el asiento trasero, y de un buen rodillo quita pelos (¡ah!, y no olvides el arnés de seguridad para tu peludito). 

Otra opción es el taxi (solicitar siempre por teléfono uno que admita perro). Recientemente, las guaguas (autobuses) de la empresa Global han pasado a admitir transportines de perros (máximo 10 kilos).

En el capítulo de bares y restaurantes hay que destacar que al gozar de un clima tan bueno, las terrazas son la mejor opción. Y casi todas aceptan perros. Por cierto, en el paseo de Las Canteras de la capital, como decíamos, no podrás sentarte con tu perro a contemplar el mar. Pero, si te fijas en el mapa, hay unos pequeños tramos de calle (calle Sagunto, calle Numancia…) que se funden con el paseo y en los cuales, a veces, el Ayuntamiento hace la vista gorda y deja que te sientes con tu perro a tomar algo. Junto al paseo hay un restaurante vegetariano dog friendly bastante recomendable: Bioloco.

En la parte antigua de Las Palmas se puede tomar café con tartas y pasteles muy buenos en Pastelería Guiniguada (destaca la tarta de tres chocolates y el pastel de carne que hacen en Navidad).

En la capital, los comercios dog friendly son pocos (El Corte Inglés sí lo es).

¡Ah! Y cuando salgas a pasear, llevar siempre agua para beber, ya que no vas a encontrar una sola fuente pública. Además, no es muy recomendable beber el agua del grifo. Allí, todo el mundo os dirá que bebáis agua embotellada.

DÓNDE COMER O TOMAR CAFÉ

Bioloco (Calle alfredo L. Jones 33, Las Palmas de Gran Canaria).

Pastelería Guiniguada (Calle Armas, 12, Vegueta. Las Palmas de Gran Canaria).

CANARIASPablo Muñoz Gabilondo