BURGOS

Burgos con perro

En marzo de 2019 viajé a la provincia de Burgos con mi humano y juntos disfrutamos de unos cuantos planes que nos llevaron a Roma, al lejano Oeste, al legado de Félix Rodríguez de la Fuente y a las aguas navegables del Canal de Castilla. Además, paseamos por la ciudad, donde destaca su maravillosa catedral, y recorrimos una amplia selección de bares, cafés y restaurantes donde los perretes somos bienvenidos. Aquí te lo cuento todo.

Burgos capital es una de las ciudades más dog friendly que hemos visitado en Castilla y León. Este destino tiene una buena oferta de bares, restaurantes y cafeterías que acogen a clientes acompañados de mascotas educadas, dado que la normativa es flexible (“Se prohíbe expresamente la entrada y permanencia de animales en establecimientos públicos con restaurantes, bares, cafeterías y similares, siempre que no tengan un lugar destinado exclusivamente para este fin”). 

Al final de esta crónica os dejamos un amplio listado de establecimientos. Nosotros recorrimos muchos de ellos. Si quieres que tu bar, restaurante, cafetería o alojamiento figure en él, puedes escribirnos.

TRANSPORTE

¿Podemos viajar los peludos en los autobuses de Burgos? El artículo 24 de la Ordenanza Municipal prohíbe el traslado de animales en los transportes públicos de pasajeros, salvo que se vayamos en cestas o transportines, así que, si queréis viajar más cómodamente, os recomiendo llamar al servicio de taxis y localizar un conductor que admita perretes en su vehículo.

¿HAY HOTELES DOG FRIENDLY EN BURGOS? 

Los burgaleses son muy hospitalarios con los peludos: en la ciudad hay alrededor de un 40% de hoteles dog friendly. Nosotros estuvimos en el Mesón del Cid, con increíbles vistas a la catedral, a sólo unos metros de esta belleza monumental, y con todo tipo de comodidades, entre otras, la posibilidad de bajar a desayunar con tu humano. Pocas veces en nuestro periplo hemos tenido la oportunidad de hacerlo así que, un “hurra” por este hotel. El hecho de tener el comedor dividido en dos partes diferenciadas, le permite ofrecer este servicio. Esta noche añadiremos al listado de esta página uno específico de hoteles.

Otra buena noticia para los turistas peludos es el Museo del Libro y el interesante Museo del Cid, donde somos bienvenidos. Ambos se encuentran en pleno centro de la capital burgalesa y por sólo cinco euros (tres, si tienes entre 8 y 18 años) puedes visitar los dos y tomar una consumición en el Voynich Café (edificio anexo). Los niños hasta 8 años entran gratis. El Museo del Libro plantea un recorrido desde sus orígenes, pasando por la Edad Media, el universo Gutenberg, hasta los siglos XIX y XX. Por su parte, el Museo del Cid permite conocer más sobre este héroe castellano, a partir de los códices y recursos bibliográficos de la editorial burgalesa Siloé. 

Para completar nuestra visita a Burgos paseamos por las elegantes calles del centro, visitamos los alrededores del Monasterio de las Huelgas Reales y nos acercamos a contemplar más de cerca la inmensa catedral gótica, Patrimonio de la Humanidad. Nos quedamos con unas ganas inmensas de adentrarnos entre sus altísimos muros y perdernos bajo sus hermosas cúpulas. De momento, no puede ser.

Lo bueno de Burgos es que tiene muchas zonas verdes en el centro. Nosotros fuimos mucho al parque del castillo (a dos pasos de la catedral) y al cauce del río Arlanzón, donde van muchos perretes a pasear. Oficialmente, tenemos que ir atados, aunque en el río vimos un montón de compis correteando.

DE ROMA AL LEJANO OESTE

Explorando la provincia burgalesa, nos encontramos con algunas sorpresas muy gratificantes. Como aún no está permitida la entrada con perros al Museo de la Evolución Humana ni a los yacimientos de Atapuerca escogimos un itinerario que nos llevó hasta los restos de la ciudad romana de Clunia Sulpicia; estuvimos en el decorado de una de las míticas películas protagonizadas por Clint Eastwood; aprendimos en el pueblo que vio nacer y crecer al gran Félix Rodríguez de la Fuente, en Poza de la Sal y, además, nos convertimos en marineros de agua dulce, navegando por un tramo del Canal de Castilla. 

La antigua ciudad romana de Clunia Sulpicia, que los perros podemos recorrer atados con correa, está en Peñalba de Castro (al sur de la provincia) y es inmensa. Llegó a tener 30.000 habitantes y toda clase de edificaciones típicas de las grandes urbes: foro, basílica judicial, templos, termas, mercados y un gran teatro, construido a principios del siglo I d.C., donde se daban cita hasta 9.000 espectadores, lo que le convirtió en el de mayor aforo de toda la Hispania romana. De todo ello quedan hoy importantes restos arqueológicos que escondía este suelo burgalés y que permiten imaginarse a la perfección la vida de nuestros antepasados, ¡también la de los perros romanos, por qué no!

De Roma nos fuimos al lejano Oeste sin movernos de la provincia de Burgos. Increíble, ¿verdad? En el Valle de Arlanza, muy cerca de la localidad de Contreras, Clint Eastwood protagonizó varias escenas del western“El bueno, el feo y el malo”, entre ellas el mítico duelo final en el cementerio de Sad Hill.  Sergio Leone creó un decorado con nada más y nada menos que ¡4.000 tumbas! Y, recientemente, el escenario ha sido recuperado gracias al empeño de un grupo de voluntarios, unidos en la Asociación Cultural Sad Hill. Es un sitio especial, enmarcado entre montañas y bosques, fácilmente accesible en coche y que merece mucho la pena visitar.

La siguiente aventura burgalesa estuvo pasada por agua, en el Canal de Castilla. Hasta la fecha no habíamos encontrado en otras provincias un barco dog friendly que navegue el mítico canal, por lo que la aventura fue mayúscula. Melgar de Fernamentales el punto de partida de esta pequeña ruta fluvial por el Canal de Castilla, la mayor obra de ingeniería hidráulica construida en la España de los siglos XVIII y XIX. Aunque tiene una longitud de 205 kilómetros (atraviesa las provincias de Valladolid,  Burgos y Palencia) discurre por 10 kilómetros de tierras burgalesas. Y nuestro barco recorre parte de ese tramo, desde el estupendo Hotel Restaurante Carrecalzada, en un antiguo granero a dos kilómetros de Melgar y también dog friendly, hasta el puente de Abánades sobre el río Valdavia. El viaje tiene un coste de 6 euros y dura aproximadamente 60 minutos. Por cierto, en Melgar de Fernamental también podemos visitar el Centro de Interpretación Pisórica (aunque no tuvimos tiempo de ir).

Nuestra penúltima parada es de lo más salada. Nos fuimos a conocer el pueblo del divulgador español más conocido del siglo XX: Félix Rodríguez de la Fuente. Nació en Poza de la Sal, una pequeña villa medievalal norte de Burgos a la  que la naturaleza quiso regalar un afloramiento salino que ha marcado, sin duda, el devenir de esta localidad (tienen un centro de interpretación amigo de los perretes).

Quiso el azar, además, que naciera en este pueblo burgalés Félix Rodríguez de la Fuente. En honor a su figura se abrió el Espacio Medioambiental de Poza, que profundiza en la vida y trabajo de este naturalista, creador de la serie televisiva ‘El hombre y la tierra’. La visita la rematamos en el Castillo de Los Rojas, en lo alto de una peña. Los perretes podemos también ascender por las escaleras excavadas en la roca, cruzar el interior (está vacío) y subir a la terraza superior, con unas bonitas vistas sobre la cuenca burebana.

En el tintero se nos quedaron otros destinos dog friendly de la provincia, como la preciosa ermita románica de San Pedro de Tejada(siglo XII), cerca de Quintana de Valdivielso; el complejo minero de Puras de Villafranca; y la Casa San Zadornil. Así que volveremos pronto por tierras burgalesas. 

GUÍA BURGOS DOG FRIENDLY CON LAS PISTAS QUE NOS HABÉIS ENVIADO A TRAVÉS DE LAS REDES DE PIPPER. SI TIENES UN BAR, CAFÉ, RESTAURANTE O ALOJAMIENTO DOGFRIENDLY, MÁNDANOSLO Y LO SUMAMOS 

DÓNDE COMER ALGO

Viva la Pepa –mesas altas en el bar- (Paseo Espolón, 4)

La Boca del Lobo (Calle Avellanos, 9. Burgos)

Las Espuelas del Cid (Calle Arco del Pilar, 10. Burgos)

Norte Gastrobar (Calle Huerto del Rey, 6. Burgos)

Bar Invernalia (Avenida Vena, 5. Burgos)

Cúrcuma Green Food -vegetariano- (Calle de la Puebla, 21. Burgos)

Taberna Los Enchilaos -mexicano- (Trinidad, 16. Burgos)

Restaurante Maneli (Calle de Fernán González, 36. Burgos)

Bar de Blas (C/ La Puebla, 29. Burgos)

El bosque encantado (Calle San Juan, 31. Burgos)

Bar Carabás (Calle del Carmen, 2. Burgos)

La Reineta (Calle Guardia Civil, 4. Burgos)

La Tertulia del Manzano (Parque Virgen del Manzano, 6. Burgos)

Sidrería Guajes (terraza resguardada en Plaza San Juan, 40, Burgos)

Café Latino (Calle de Laín Calvo, 20. Burgos)

Café España (Calle de Laín Calvo, 12. Burgos)

Voynich Café (Pasaje del Mercado, 8. Burgos)

Esmol Jaus (Belorado, 2. Burgos)

La Vache Folle (Alfonso X El Sabio, 46. Burgos) 

Vara Café (Calle Venerables, 2. Burgos)

Bar Hola Flora (Calle Huerto del Rey, 4. Burgos)

Hotel Restaurante Carrecalzada Del restaurante zarpa el barco que recorre el Canal de Castilla (Melgar de Fernamental)

 

El Retiro de Isidora (Calle el Sol, 14. Aranda de Duero)

Café de La Imprenta (Plaza Trigo, 9. Aranda de Duero)

 

Asador de Eufrasio (Paseo Vista Alegre, 13. Lerma)

DÓNDE DORMIR

Hotel Mesón del Cid (Plaza Sta. María, 8, Burgos)

Hotel Norte y Londres (Plaza Alonso Martínez, 10. Burgos)

Hotel Bulevar Burgos (Calle Bonifacio Zamora de Usabel, 1b, Burgos)

Hotel María Luisa (Av. del Cid Campeador, 42, Burgos)

Hotel Centro Los Braseros (Avda. del Cid, 2 bis, Burgos)

Hotel Cordón (Calle de la Puebla, 6, Burgos)

Abba Burgos (Calle de Fernán González, 72, Burgos)

Hotel Monjes Magnos (Calle Cardenal Benlloch, 7, Burgos)

Hotel Ciudad de Burgos (N-I, km 249. Rubena)