CÓRDOBA

Viajar con perro a Córdoba, una aventura difícil

A Córdoba le faltan adjetivos para describir su belleza. Sus hondas raíces musulmanas, que se entreveran con las de la España cristiana, hacen de esta capital un lugar idílico. Imponentes palacios, preciosos patios pintados de flores de colores, callejuelas hermosas y su imponente Mezquita-Catedral  convierten a Córdoba en uno de los imprescindibles de Andalucía. Hasta aquí todo perfecto pero, si llegas con tu mascota dispuesto a hacer turismo dog friendly, se torna en una tarea difícil. Son poquísimos los lugares donde los perros somos bienvenidos y la rémora de una normativa desfasada hace que nuestra visita se complique. ¿Cómo crees que fue la experiencia de Pipper on tour en Córdoba?

Si quieres saber si Córdoba es una ciudad dog friendly quédate con esta fecha: octubre de 1993. Han pasado 16 años desde que el Ayuntamiento aprobó su ordenanza de tenencia de animales, llamada de “Control Animal”, y desde entonces la ciudad camina de espaldas a los nuevos tiempos que vivimos los animales de compañía.

De hecho, esta desfasada normativa local entra en colisión con la posterior ley autonómica  andaluza, lo que provoca que, en la práctica, los establecimientos se lo piensen dos veces a la hora de admitir mascotas, a pesar de lo que dice la norma regional: “Serán los bares y restaurantes, tabernas… los que necesiten de una autorización administrativa y un distintivo en la puerta para prohibir el acceso a mascotas”. Sobre el papel, toda una revolución, ¿verdad? 

Como explican en el Centro de Control Animal, la Ley andaluza impera sobre la ordenanza municipal del año 93, pero la realidad es que Córdoba tiene aún un largo camino que recorrer para ser una ciudad dog friendly puesto que son escasísimos los lugares de mascotas, bienvenidas. 

¿RESTAURANTES DOGFRIENDLY EN CÓRDOBA? CONTADOS CON LOS DEDOS DE UNA MANO

Visitamos Córdoba en abril de 2019. Entre chaparrón y chaparrón buscamos cafeterías, bares y restaurantes donde guarecernos, pero el resultado fue paupérrimo. Uno de los establecimientos que permite la entrada de perretes educados es La llave, cultura comestible. Se encuentra ubicado en la Calle Rodríguez Marín entre la Plaza de La Corredera y el Ayuntamiento.  Es una especie de tienda de comida y productos ecológicos, pero puedes quedarte a comer allí sus productos, todos saludables y ecológicos. Mi humano probó una tortilla de setas recién hecha sin apenas aceite y un revuelto de verduras exquisito. Y a mí me dieron unas galletas buenísimas. Sus dueños son súper pet friendly.

Otro establecimiento que permite la entrada de peludos es La bicicleta, un lugar de tapas en el centro de Córdoba (calle Cardenal González), cerca del Puente Romano, y especializado en zumos naturales hechos en el momento y comida sana (el salmorejo con bonito estaba increíble). Por último, os dejo otras tres opciones en esta lista de bares y restaurantes donde las mascotas son bienvenidas: el Restaurante Amaltea, un vegetariano en la Ronda de Isasa (muy cerca del Puente Romano); La Libélula Coffee Shop, un pequeño local que sirve buena comida vegana y que dispone de dos o tres mesas, y la Pana.Tería Gastro Bar, una pastelería cafetería y bar, situada en la Plaza el Moreal.

¿SITIOS QUE VER CON PERRO EN CÓRDOBA?

El turismo canino en Córdoba está limitado a unos pocos espacios que os relato a continuación. Nuestra visita a Córdoba duró dos días, en los que pateamos concienzudamente sus calles. Mi humano me retrató en el famosísimo Patio de los Naranjos, la antesala de la Mezquita que, al tratarse de un lugar público, permite la presencia de peludos, claro. Olisqueé todo los que estaba a mi alcance pero me quedé con unas ganas perrunas de ver los tan retratados arcos bicolores de la Mezquita de Córdoba, ya que las familias con perro no podemos entrar. 

A escasos metros de la Sinagoga, en plena Judería, encontramos uno de los pocos atractivos turísticos donde está permitida la entrada de perros educados: la Casa Sefarad, que mantiene vivo el legado judío de la ciudad y promueve el estudio de la cultura sefardí. No nos dio tiempo a entrar, pero lo hemos apuntado para una próxima visita. Según nos cuentan desde el centro, todos los perros educados son bienvenidos, con Independencia de su tamaño. El visitante encontrará aquí una casa del siglo XIV en la que destacan las columnas, el pozo y la decoración del patio. Cuenta con 10 salas dedicadas a temas como la lengua sefardí, la cocina, la persecución por la inquisición… y el patio suele alojar exposiciones temporales. En algunas visitas guiadas se incluyen cantos a capela de la tradición sefardí. La entrada cuesta 4 euros (3 para estudiantes o personas con alguna discapacidad).

En un santiamén me transporté de la época musulmana a la romana, y llegué hasta el Puente Romano y la Torre de La Calahorra. Junto a la torre para uno de los autobuses turísticos de la capital cordobesa que admiten mascotas (City Sightseing Cordoba), pero en vez de montar en él optamos por bajar una cuesta que hay ahí mismo y que conduce a la orilla del río Guadalquivir.En esta zona, los perros andan sueltos, como pudimos comprobar enseguida (aunque, legalmente, deben ir atados). En esta ribera se dan cita dueños y perretes para refrescar las cálidas tardes cordobesas. 

Antes de que se me olvide: los buses municipales sólo aceptan perros pequeños en transportín. Así que la única alternativa para moverse por la ciudad si no quieres caminar ni tienes una bici adaptada es el taxi (llamar siempre para pedir uno que acepte perros).

En nuestro paseo también comprobamos que la fama de los patios cordobeses es bien merecida, puesto que geranios y otras plantas de flor pintan de colores las inmaculadas paredes, a veces escondidas, de silenciosos patios que inundan las calles del centro. Desde la empresa Patios de San Basilio nos contaron que aceptan perros educados en sus rutas por patios “bajo demanda y siendo perros tranquilos que no molesten a los demás visitantes de la ruta“.

Y para acabar la ruta no faltó una parada técnica en el Centro Comercial Arcángel, puesto que en él las mascotas educadas somos bienvenidas. Aquí estuvimos comprando unos zapatos para la lluvia, ya que antes intentamos entrar en El Corte Inglés y nos paró la vigilante de seguridad para decirnos que solo pueden entrar perros en brazos, lo que, técnicamente, hacia imposible la labor de comprar (ojo, porque en otras ciudades El Corte Inglés sí admite la entrada de perros atados).

HOTELES CON PERRO EN CÓRDOBA

En Córdoba en torno al 18 por ciento de los hoteles admite mascotas (hay múltiples buscadores en Internet). Nosotros optamos en esta ocasión por un apartamento. Pero al terminar la visita a la ciudad nos desplazamos 45 minutos en coche al noroeste, a una preciosa casa rural en los idílicos olivares cordobeses. El summumde la desconexión de lo que mi humano llama el mundanal ruido es El Molino de la Nava, una antigua almazara en mitad del campo de Montoro, a unos 10 minutos de la localidad. Esto sí es estar en medio de la naturaleza, rodeados de un mar de olivos donde esta Casa Rural de Categoría Superior colmó todas nuestras expectativas. Mi anfitriona, Sansa, una perrita bodeguera, sabe muy bien lo que es la diversión aquí: campo, comida casera, avistamiento de estrellas, una gran piscina con su correspondiente jardín, y la posibilidad de hacer actividades de turismo activo por el Parque Natural de Cardeña y Montoro. El magnífico servicio cierra el círculo. Por cierto, no cobran suplemento por perro aunque al reservar hay que advertir del tamaño de los peludos para que la habitación sea acorde con nuestras dimensiones. En eso yo no tengo problema. ¡Soy menudo!

El resumen visual de Pipper en Córdoba lo tienes en mi álbum de fotos. ¡Seguimos on tour!

DÓNDE COMER CON PERRO EN CÓRDOBA

La llave, cultura comestible (Comida ecológica en calle Rodríguez Marín esquina calle Tundidores, 1. Córdoba).

La bicicleta (tapas y zumos naturales en calle Cardenal González, 1. Córdoba).

Restaurante Amaltea (vegetariano en la Ronda de Isasa, 10. Córdoba).

La Libélula Coffee Shop (vegano en Calle Conde de Cárdenas, 3. Córdoba).

Pana.Tería Gastro Bar (cafetería en Plaza el Moreal, 8. Córdoba).

Bar La Tarara (Plaza, Pintor Torrado, 5. Barrio de Valdeolleros. Córdoba).