CANTABRIA

Cantabria con perro

Cantabria es, como dice su eslogan turístico, infinita. Desde los maravillosos Picos de Europa hasta sus costas, casi tiene de todo. Esta comunidad destaca por tener playas caninas, accesibles durante todo el día también en verano, pero tiene aún por hacer en la integración de mascotas en el día a días de sus ciudadanos y visitantes. Sorprende especialmente que Santander prohíba la presencia de perros en restaurantes, bares, cafeterías… y hasta farmacias, a diferencia de lo que ocurre en destinos turísticos similares, como Gijón.

“Queda absolutamente prohibida la entrada y permanencia de perros en restaurantes, bares, cafeterías y similares, así como en locales y espectáculos públicos deportivos y culturales y, en general, en toda clase de locales dedicados a la fabricación, venta, almacenamiento, transporte o manipulación de alimentos, centros de salud, farmacias y organismos públicos”. Helado me quedé al leer esto en la Ordenanza sobre tenencia de perros y otros animales domésticos de Santander.


Sí, Santander es uno de los principales destinos turísticos del país (en agosto, nos las vimos y deseamos para encontrar habitación en hoteles dogfriendly) pero a los millones de personas que quieren visitarla con su mascota se les complica la cosa, ya que, con la ley en la mano, es imposible comer en ningún restaurante o bar. Siempre quedan las terrazas, pero en una ciudad en la que llueve tanto, estaría bien contar con interiores accesibles. Con este panorama, todos nos acordamos de Gijón, una ciudad de perfil similar a Santander que a tan solo hora y media en coche, tiene esta demanda social y turística bien resuelta.

Evidentemente, en Santander hemos visitado bares, restaurantes y farmacias dog friendly, pero hemos decidido no poner sus nombres en este blog porque, con el papel en la mano, corren el riesgo de ser sancionados.

¡Pero en la capital cántabra también hay sorpresas buenas para los perretes! Fue una gozada la travesía por la bahía santanderina a bordo de Los Reginas. Esta compañía dogfriendly ofrece una variedad de excursiones en barco por la zona (la del río Cubas debe ser lo más, pero no pudimos hacerla debido a la marea) y, además, cada día lleva a muchos perretes como yo a la Playa de El Puntal, en Somo, donde podemos disfrutar de un tramo de este inmenso arenal también en verano. Y, encima, los perros viajamos gratis, je, je.

Hablando de playas… tal y como podéis ver en mi corto de Cantabria en esta página, me lo pasé en grande en El Jortín, una pequeña playa de arena junto a la playa de San Juan de la Canal, en Soto de la Marina. Hice un montón de amigos y nadé por primera vez en el mar (mi primer baño marino fue en O Grove, pero la primera vez que me lancé de nadar fue aquí y se lo tengo que agradecer a la colega humana tan simpática que me ayudó a lanzarme). La playa, por cierto, está genial. Como una imagen vale más que mil palabras, os animo a verla en mi vídeo. ¡Ah! Y tenéis la lista oficial de playas de Cantabria en viajacontumascota y redcanina 

Y si eres de los perritos que se marean en los barcos, que sepas que puedes subir al bus turístico Sightseeing de Santander sin pagar ningún plus por acompañar a tu colega humano. Es una buena opción para conocer la ciudad tranquilamente, bajando y subiendo del bus en los puntos que más te interesen, a tu ritmo. Puedes verlo en mi vídeo de Cantabria.

Más planes que puedes hacer en esta ciudad con tu colega humano: subir al mirador del Centro Botín o coger el funicular del Río de la Pila para tener unas buenas vistas de la bahía, y dar un largo paseo por la Senda de Mataleñas, que bordea todos los acantilados y pasa por dos playas (Molinucos y Mataleñas). También merece la pena subir al Faro de Cabo Mayor.

VALLES PASIEGOS, SOLARES…

Por cierto, al ser agosto, los hoteles estaban a tope en Santander, así que nos alojamos en Iruz, en una posada de piedra preciosa: la Posada Asador Ribera del Pas (en los valles pasiegos, cuna de los maravillosos sobaos pasiegos). Este impecable edificio histórico fue desmontado piedra a piedra hace unos años y vuelto a montar. Está rodeado de jardines donde puedes desayunar con tu colega humano y la estancia es, sencillamente, un lujo y un placer. Marisa, José Luis y Patricia hacen, desde el minuto uno, que te sientas como en casa.

Tras visitar Santander, nos acercamos a Solares y nos alojamos en el Hotel Los Guardeses, un auténtico establecimiento dog friendly en el que viven dos colegas de cuatro patas: Asia y Cara. Estos perretes tienen la suerte de vivir en un palacio del siglo XVII (con capilla incluida) y con sus correspondientes jardines.  Podéis ver ambos alojamientos en mi vídeo. La verdad es que estuvimos súper bien y yo pude hacer nuevos amigos entre los perros que se alojaban allí, como Thor, que vive en Tarragona con sus humanos. Por cierto, pegando al hotel hay un parque que parece sacado directamente del jurásico, con unas formaciones rocosas y una vegetación que bien podría estar en una peli de dinosaurios: es el Parque Mitológico Mina Pepita. No dejéis de pasear por él si vais a Solares. Y tampoco os perdáis la leyenda del hombre pez, que podéis conocer in situ en el vecino pueblo de Liérganes (hay una escultura de homenaje a la orilla del río Miera). Se trata de un ser legendario de la mitología de Cantabria y podéis emular su historia con un buen chapuzón en el río.
 
Hablando de parques, el parque de la naturaleza de Cabárceno (a dos pasos de Santander) es de visita obligada si vas a Cantabria. Algunos animales viven en estas antiguas minas de hierro en semilibertad y puedes ver rinocerontes, elefantes, ciervos, gamos, monos, camellos, jaguares, osos… la lista es inmensa. Es uno de los hábitats de animales más increíbles que puedes conocer en España. Solo falta que los perretes podamos subir al teleférico.

SANTILLANA DEL MAR, UNO DE LOS PUEBLOS MÁS BONITOS DE ESPAÑA

Otra de las visitas obligadas es Santillana del Mar, sin lugar a dudas uno de los pueblos más bonitos de España. Sus calles empedradas y su arquitectura medieval te trasladan a otra época. Todo es precioso en la villa de las tres mentiras (así se le conoce porque ni es santa, ni llana, ni tiene mar). Por cierto, que precisamente aquí podrás visitar el Museo de la Tortura, que muestra instrumentos de tortura empleados por la Inquisición desde el siglo XIV hasta el XIX. Puedes ver también este interesante espacio dog friendly en mi vídeo (todos los perros educados son bienvenidos, pero al ser un museo pequeño en las horas de mayor afluencia puede haber limitaciones para entrar, así que lo mejor es llamar antes de ir para garantizarse el acceso en las horas más tranquilas).

PICOS DE EUROPA

Por último, en esta etapa de mi vuelta a España también pudimos hacer una incursión en los Picos de Europa cántabros. Entramos a través del puerto de San Glorio, desde León. Allí, en el mirador del Collado de Llesba flipé con una de las panorámicas más impresionantes de los Picos de Europa. En el lugar hay una gran estatua de un oso donde la gente se hace fotos, pero yo preferí tumbarme al sol a observar las cumbres. Estar allí es como estar en una película de Heidi. Por cierto que, muy cerca, a unos kilómetros de Potes, pude visitar Mogrovejo, el pueblo en el que se grabó una de las adaptaciones cinematográficas de este mito de la cultura popular.

Volviendo a lo que nos ocupa… la bajada desde el puerto de San Glorio hasta la zona de Potes se las trae con las curvas, pero la verdad es que logré contener el mareo.

Para alojarnos optamos por la Posada Bistruey, en Vega de Liébana, a cinco minutos de Potes. Es una posada de piedra que está en la misma carretera y que llama la atención por sus persianas rosas y las flores que pueblan toda su fachada. Chefi se deshace en atenciones con sus huéspedes e intenta solucionar cualquier imprevisto. Es súper cariñosa con las mascotas, que podemos estar en las habitaciones y, si no tienen inconveniente el resto de comensales, también en el desayuno. Es una posada sencilla con una decoración muy personal. La verdad es que estuvimos a gusto y coincidimos con otros perretes.

Con la Posada Bistruey de base de operaciones recorrimos la zona. Potes es un pueblo muy turístico. Pero, a pesar de ello, hay que reconocer que su arquitectura de piedra tiene mucho encanto. La zona del río tiene unos rincones muy chulos ¡Quién pillara a todos esos patos!

Otro pueblecito de la zona con estupendas vistas a los Picos de Europa es Tudes. Está en un alto, pero se llega en pocos minutos desde Potes.

La mala noticia de los Picos de Europa cántabros es que no logramos encontrar ningún sitio en el que los perretes educados podamos entrar. Los restaurantes y bares solo dejan estar en terraza. Y de atracciones turísticas (museos, iglesias…) olvidaros. Una pena asomarse al Museo de La Escuela en Mogrovejo o a la Torre del Infantado de Potes, verlos vacíos y recibir un “aquí no se admiten perros”.  

Pero el caso más inexplicable es el teleférico de Fuente Dé, que permite acceder al macizo central de Picos de Europa. Este medio de transporte no destina una sola cabina a personas que van acompañadas de perro. Y digo inexplicable porque en la parte asturiana de Picos de Europa se puede subir con perro a los lagos de Covadonga (buses y micro buses) y los perros también podemos acceder al funicular de Bulnes.  Y si visitamos los Picos de Europa de León, los peludos podemos acompañar a nuestros colegas humanos en el barco panorámico del embalse de Riaño, que es una auténtica gozada.

Desde aquí, propongo que el teleférico de Fuente Dé establezca ciertos horarios en los que los perros son bienvenidos, que lo anuncie en su web y así todo el mundo, tenga o no perro, puede planificar su viaje según sus preferencias. Es mucha la gente que visita Picos de Europa con su mascota para hacer senderismo y quedan excluidos. Pueden tomar como ejemplo los teleféricos de Suiza para organizarlo.

Y, colorín colorado, la etapa cántabra ha acabado (acabó con visita fugaz a Castro Urdiales, una delicia junto al mar). Ahora, ¡no dejéis de ir a Cantabria!

DÓNDE ALOJARSE:

HOTEL LOS GUARDESES (SOLARES)

POSADA ASASOR RIBERA DEL PAS (IRUZ)

POSADA BISTRUEY (VEGA DE LIÉBANA, PICOS DE EUROPA) 

LA CASONA DEL CARMEN (NOJA)

 

CANTABRIAPablo Muñoz Gabilondo